lunes, 28 de septiembre de 2009

Alpi Bike. Antes del viaje.

Antecedentes. 

Hace muchos años se me ocurrió hacer el Camino de Santiago Francés en bicicleta. Fué mi primera experiencia con el cicloturismo con alforjas. Surge una afición que pasará con el tiempo a ser una de las principales, dejando un poco de lado el caminar por la montaña. Los Caminos de Santiago serán los próximos objetivos. La existencia de guías, la señalización y los albergues son facilidades que no se encuentran en otros recorridos. Asi llegan la Vía de la Plata y  el Camino de Levante.

Como "no sólo del Camino vive el hombre", surgen otras ideas, realizadas como los caminos del Legado Andalusí o planeadas como el camino del Cid. Pero la afición por la montaña y la bici me lleva al recorrido estrella en la península: la Transpirenaica. Cruzar los Pirineos es este a oeste combina ambas aficiones.

La experiencia de los años facilita el siguiente paso, saliendo fuera de España, para recorrer el Camino Podense. Esta vez cruzo toda Francia, partiendo desde Ginebra para llegar a los Pirineos. Y hacer una pequeña visita a los Alpes con la vuelta a los Ecrins. Otra vez montaña y bicicleta de montaña.

No puedo olvidar la ayuda que me ha prestado el gps. Con los años se ha convertido en una herramienta muy interesante para preparar recorridos (en internet se pueden encontrar mapas y tracks con rutas de bici) y como ayuda a la navegación en el terreno. 

Surge la idea. 

Después de cruzar los Pirineos, ¿por qué no los Alpes?. No es tan descabellado. Hay muchos recorridos que cruzan los Alpes en btt desde Alemania hasta Italia (www.gps-tour.info). Pero había que buscar algo más. Hacerlo de este a oeste. Aparecen las primeras opciones (la travesía de los Alpes Occidentales de Isabel y Pepe  y Klagenfurt-Geneve.

El empujón definitivo se lo debo a mi trabajo en la Librería Desnivel. A mis manos llega un libro que describe precisamente el itinerario que estoy buscando. Un ciclista italiano, Claudio Coppola, en el 2005 realiza la travesía partiendo de Trieste hasta Ventimiglia. No contento con ello lo descibe en una guía: Alpi Bike. Per sentieri e mulattiere da Trieste a Ventimiglia. 

Busqueda de información. 

A partir de la información obtenida en la guía, busco los mapas que abarcan todo el recorrido. Aquí no puedo dejar de dar las gracias a la distribuidora Mapiberia y más concretamente a Felipe, que a través de la Librería Desnivel, me facilita el acceso a todos los mapas. Al mismo tiempo, recabo información de tracks en varias webs para confirmar el recorrido.

Con los mapas, los nuevos conocimientos y herramientas para el gps, es posible generar el track teórico del recorrido que servirá de referencia. Sólo queda preparar rutómetros y perfiles y ya tenemos toda la información. 

La oportunidad. 

Ya con todo el trabajo previo hecho, la idea queda pendiente de la oportunidad. La idea inicial era realizar parte del recorrido este año durante las vacaciones. Pero a principios de año, Desnivel decide prescindir de mis servicios y me quedo en el paro. Después de unos meses y al no encontrar un nuevo trabajo decido no dejar escapar la ocasión. Dos años después de la idea tengo la opción de intentar mi sueño. 

El último paso. 

Tengo una superstición. Nada es definitivo, no comienzo el viaje hasta que tengo el billete de avión en mis manos. Finalmente el día será el 3 de julio a las 7:15. Destino: Venecia.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada