martes, 1 de septiembre de 2009

Transandalus. Crónica del viaje IV. Huelva-Sevilla Sur.



30. Santa Olalla del Cala-Aracena (7/4/09).

Dist: 43,35 Km. T.Mov.: 3:26. T.ToT.: 6:56 Desnivel: 813 m.

Etapa corta pero con un desnivel aceptable. Aracena merece la pena la visita. Nos introducimos en las zonas más bonitas del parque natural, el paisaje más montañoso, alternando alcornocales y encinares salpicado de olivares. No hay grandes puertos, solo el Puerto Moral y las últimas rampas cerca de Aracena añaden algo de dificultad.

Sierra de El Viso. Aracena

Se sale de Santa Olalla por buen carril bordeando El Viso y La Sierra del Castillejo, donde se sitúan las Minas de Cala. Me despido de los sevillanos. Les levantó la Guardia Civil y estaban desayunando a la salida de Santa Olalla.

Embalse de Aracena

Una corta bajada nos pone en la carretera de Las Juntas. Siguiendo, primero el Rivera de Hierro y después el Rivera de Huelva, se llega a la Presa de Aracena, donde comienza el ascenso a Puerto Moral. La subida, mantenida pero no muy fuerte, que nos premia con un buen panorama de la Sierra de Tentudía, termina poco después del pueblo. A partir de Corteconcepción por carriles entre muros de piedra, primero llano y al final en ascenso, se llega a Aracena.

Llegando a Aracena

Tarde de turismo por Aracena. Muy recomendable visitar la cueva de la Gruta de las Maravillas (8 €).

Alojamiento: Pensión Casa Manolo. 17 €. La opción más barata. Muy sencillo pero muy económico.

Castillo de Aracena

31. Aracena-Aroche (8/4/09).

Dist: 55,73 Km. T.Mov.: 5:00. T.ToT.: 9:07 Desnivel: 1.276 m.

Etapa no muy larga pero dura. Estamos en la zona más abrupta de la Sierra de Aracena. Muchas subidas y bajadas, ninguna por separado muy dura, pero que unidas pondrán a prueba nuestra resistencia. Etapa bellísima: pueblos blancos coronados por castillos, y una naturaleza diversa con castaños, alcornoques, encinas, olivares, bosques de ribera y huertas. Algo de asfalto, principalmente carril y algún tramo de sendero delicioso completan un día magnífico.

Camino de los Marines a Fuenteheridos

Dejado atrás Aracena, por la vereda de Sevilla entre muros de piedra entramos en una zona de castaños ahora todavía sin hojas (he de volver por aquí en otoño, debe ser un espectáculo). En ligero ascenso se llega a los Marines, para iniciar un corto descenso esta vez entre alcornoques. Información para transandaluseros: En el punto Km. 7,2 indica cruce a la derecha. Hay una cancela con candado. Si se sigue a la izquierda en unos metros nos volvemos a unir al trazado de la TA. El carril se transforma en un corto tramo de sendero técnico que acaba al cruzar un arroyo. “Cuestolón” para acceder a Fuenteheridos y su famosa Fuente de los Doce Caños.

Después de una corta bajada, en ligero ascenso nos dirigimos hacia las Cumbres de la Dehesa. La primera cuesta es terrible (el desvío en el Km. 14,60 puede presentar problemas de orientación) pero nos da acceso al panorama que nos espera los próximos kilómetros. Galarroza abajo en el del valle, Jabugo en lo alto y al fondo Cortegana con su castillo.

Jabugo y Cortegana desde las Cumbres de la Dehesa

Una fuerte bajada nos pone en Galarroza donde comienza otro de los tramos más bonitos de la TA: el sendero del Jabuguillo. Seis kilómetros de sendero ciclable que siguiendo el río Múrtiga asciende a Jabugo. Entré en el pueblo, aunque no es necesario, por razones sentimentales, mi amor por el buen jamón.

Camino del Jabuguillo

A la salida de Jabugo otro interesante tramo de sendero. Este en peor estado lo que me obliga a echar pie a tierra. Información para transandaluseros con gps: Los caminos seguidos hasta ahora (Aracena-Fuenteheridos-Galaroza-Jabugo) disponen de una señalización que sirve de ayuda a los senderistas. En este caso sigo la misma abandonando el trazado de la TA entre los kilómetros 0.8 y 1.31. Puede que por el otro lado el firme sea mejor. La fuerte bajada continúa por pista en mal estado hasta el Barranco Higueruela.

Castillo de Cortegana

Por buenas pistas y algún trozo de carretera, con el castillo de Cortegana como objetivo en el horizonte, nos ponemos en la Estación Almonaster-Cortegana, donde se inicia el puerto más duro de todo el día, Puerto Matanza. Comida reparadora en Cortegana.

Cortegana

Quedan 15 kilómetros hasta Aroche que se hacen por pista con tendencia a bajar salvo dos pequeños puertos. El primero corto y liviano para subir al Cabezo del Estozo. El segundo corto pero con rampas muy fuertes (alguna hormigonada) al Cabezo Rubiaco.

Alto de la Gamita camino de Aroche

Al acabar el día, vienen las dificultades. En la oficina de turismo de Aroche pregunté por los alojamientos en Aroche. Me dieron dos direcciones. Confiando en que no habría problemas no llamé para confirmarlo. Después de dar un par de vueltas por el pueblo y de algunas informaciones erróneas, me confirman lo peor, tanto la pensión como el hostal están cerrados. Opciones: volver a Cortegana o preguntar en el bar Lajitas. Encuentro a los dueños en una ferretería a la salida del pueblo. Tienen unos apartamentos pero no hay sitio, me he quedado en la calle. Llamo al Complejo Puerto Peñas que está también completo (es Semana Santa). Vuelvo a entrar para preguntar si conocen alguien que tenga alguna habitación. Con dudas me dicen que esa misma tarde han dejado uno de los apartamentos, que todavía no han arreglado, y que habría la posibilidad de alojarme en él pero muy caro. Finalmente decido aceptar el precio.

Alojamiento: Apartamentos Turísticos Picos de Aroche (Ctra. Las Peñas s/n). Clavada para una sola persona de 50 €. Apartamento totalmente equipado para dos personas, con terraza con vistas al pueblo. El segundo chasco es que no puedo visitar el único castillo-plaza de toros del mundo por estar en obras.

Aroche

32. Aroche-Valverde del Camino (9/4/09).

Dist: 85,33 Km. T.Mov.: 5:48. T.ToT.: 8:52 Desnivel: 1.439 m.

Etapa larga y algo dura. Solo hay un puerto duro, la ascensión a Sierra Pelada, después sólo nos encontraremos algún sube y baja pero en general sin grandes desniveles. El terreno es casi todo pista en buen estado, con algún tramo incomodo (el eucaliptal entre San Telmo y Calañas), aunque los últimos 16 kilómetros hasta Valverde son por carretera.

Cumbres de la Giralda cerca de Aroche

A la salida de Aroche se toma la H-9002 carretera sin asfaltar que coincide con el trazado de la Cañada Soriana o de Medellín y que no abandonaremos hasta el Collado Salinero. Un corto ascenso nos pone en la bajada, por encinar y monte bajo, que nos llevará hasta la Rivera de la Peramora.

Corta de San Telmo y Sierra Pelada

Después de unos kilómetros llanos por la vega del río, se inicia el ascenso de Sierra Pelada entre pinos y eucaliptos. Subida con poca historia, tres kilómetros duros al principio y otros dos al final, no mucho porcentaje pero mantenido, con un pequeño descanso entre ellos. El paisaje desde el pico Mármol es desolador. Estamos en una zona de cultivo de eucaliptos. Áreas de bosque denso se entremezclan, con pequeños árboles recién plantados y zonas arrasadas. La parte atractiva, un gran grupo de buitres remonta el vuelo cerca y se tiene una buena perspectiva del camino que tenemos por delante. Lo mejor la bajada, rápida por buena pista por Lomas de la Guarra. En poco tiempo aparece la Corta de San Telmo, antigua explotación minera que ahora es una gran laguna, que anima un poco el día. Estamos en la Comarca del Andévalo. Por carretera local sin tráfico se llega hasta El Cerro de Andévalo.

Llegando a Cerro de Andévalo

Comienza el tramo más conflictivo. Se atraviesa un eucaliptal por un laberinto de pistas de sacas donde la orientación es difícil y hay algún tramo de pista en mal estado. Información para transandaluseros: No hay ningún punto donde el aprovechamiento del eucaliptal impida el recorrido. Atención en el Km. 19.52, ya que la pista está ocupada por vegetación y es poco evidente, y en el Km. 25.03, ya que el camino se pierde un poco.

Por pista buena hasta el desvío al embalse del Calabazar y por pista asfaltada bordeando el embalse se alcanza la carretera A-493 cerca de Sotiel-Coronada. Por ella se cruza un poco más abajo el río Odiel, de un color sorprendentemente rojo.

Río Odiel

De aquí en ascenso, los kilómetros recorridos empiezan a pesar, por carretera se llega a Valverde. Buen arcén y menos tráfico del que me esperaba.

Alojamiento: Hotel Montearoma (C/ Plaza de San Pedro). 30 €. Única opción posible.

Ntra. Sra. del Reposo. Valverde del Camino

33. Valverde del Camino-Matalascañas (10/4/09)

Dist: 98,78 Km. T.Mov.: 5:41. T.ToT.: 8:54 Desnivel: 964 m.

Etapa larga pero fácil. Prácticamente toda la ruta circula por carril bici. El principio, hasta San Juan del Puerto, en ligero descenso con el firme asfaltado. El resto por carril de tierra en buen estado.

Se sale de Valverde por la vía verde Molinos de Agua. Antigua vía férrea que transportaba los minerales de las comarcas onubenses hasta San Juan del Puerto. Une la Comarca del Andévalo con la costa pasando de bosques de pinar y encina a cultivos, agrícolas de secano y zonas de vides y olivos. De San Juan del Puerto a Moguer tomamos el único tramo de carretera, para poder cruzar el Río Tinto. Carretera con tráfico pero buen arcén.

Vereda del Camino del Loro

A la salida de Moguer, cerca de la Ermita de Montemayor, se toma la Vereda del Camino del Loro, vía pecuaria reconvertida en carril cicloturista. Tramo muy bonito que recorre grandes bosques de pinos piñoneros. Se pasa por algún campo de cultivo de fresas y he de reconocer que no pude evitar la tentación de coger alguna para probarlas.

Entramos en el Parque Natural de Doñana, y en pocos kilómetros llegamos hasta la Torre del Loro. Es un momento emocionante, volvemos al mar que abandonamos en Agua Amarga, en la lejana Almería, después de muchos kilómetros. Información para transandaluseros: Pasado el camping hay un camino público, con un tramo arenoso, que da acceso a la playa. Una opción más fácil, es aprovechar la parada para comer en el camping y utilizar su cómodo acceso a la playa para visitar la Torre del Loro.

Cuesta Maneli

De aquí a Matalascañas, un carril bici paralelo a la playa nos conducirá a Matalascañas. El viento predominante, el poniente o foreño, ayuda bastante. Muy recomendable desviarnos en la Cuesta Maneli para visitar los acantilados y la playa del Asperillo.

Playa del Asperillo

Después de un par de vueltas por Matalascañas (no localizo la Pensión Rocío, el Hotel Doñana Blues está completo, Pensión Frasquita completa) acabo en el Hotel Matalascañas. Es muy caro para mí pero el recepcionista, muy amable, después de un par de llamadas me localiza un sitio para dormir.

Matalascañas me sorprendió. No tenía muy buena opinión de esa enorme masa de urbanizaciones con poco que ver al lado de una zona natural tan emblemática como Doñana. Pero un paseo por la playa, por el mirador y por el Balcón del Atlántico cambió mi opinión. Me quedé con ganas de visitar el Parque Dunar.

Playa de Matalascañas

Información para transandaluseros: Como bien informa el rutómetro, es fundamental informarse del horario de mareas para planificar el día de mañana. Una opción es una pequeña tienda de artículos de pesca, Pesca Mar (Avda. de las Adelfas, Edificio La Cigüeña), donde tienen las Tablas de Mareas. Tener cuidado, las horas que aparecen son horas solares (+2 horas en horario de verano).

Alojamiento: Hostal Fidalgo (Sector H, parcela 61). 25 €. Un poco cutre y difícil de encontrar. 

34. Matalascañas-Sanlucar de Barrameda (11/4/09)

Dist: 37,78 Km. T.Mov.: 2:32. T.ToT.: 4:17 Desnivel: 19 m.

No hay nada parecido al día de hoy: Circular con la bici por 30 kilómetros de playa virgen, con el viento a favor, a las puertas de un parque nacional, y llegar a tu destino en barcaza. Etapa corta y fácil. Si hemos elegido la hora de salida en función de las mareas se circula bastante bien por la playa y el viento de poniente ayuda.

Saliendo de Matalascañas

Hay dos posibilidades para salir de Matalascañas, por el carril bici al norte o por el paseo marítimo al sur. A gusto del consumidor. Al final de las urbanizaciones se sale a la playa.

Torre Carbonera

Salvo algún tramo en el que se hace más difícil circular por la arena, evitar alguna acumulación de agua y cruzar alguna salida de agua al mar, no me encuentro ninguna dificultad. Después de unos kilómetros se le puede pillar el truco de encontrar el mejor camino.

Playa de Doñana

Poco más se puede decir. Es una cuestión de sensaciones. A un lado las dunas atrapadas por la vegetación, al otro las olas rompen suavemente en la arena, y una larga lengua de playa que pedalear. Además para mí la emoción añadida de representar la recompensa final de un viaje que termina con éxito. No puedo negarlo, alguna lagrimita se me escapó.

Llegando a Punta Malandar

La sorpresa del día me espera a la llegada de la Punta Malandar. El segundo encuentro de la TA. Tres chicos vascos que hacen el tramo Fuente Obejuna-Conil y con los que cruzo el Guadalquivir en la barcaza (el precio una clavada de 10 €). Les dejo mi rutómetro para que lo fotocopien, nos deseamos buena suerte y nos despedimos en Sanlúcar.

Ya no me da tiempo hacer el retorno a Matalascañas por las mareas y quiero disfrutar el día, por lo me quedo a dormir en Sanlucar. Para celebrar que he completado la vuelta a Andalucía cumplo un sencillo deseo que ha rondado mi cabeza durante el recorrido: tortillita de camarones y cervecita.

Alojamiento: Hostal la Bohemia. (C/ Don Claudio 5). 25€. El mismo que al principio.

Segundo atardecer en Sanlúcar

35. Sanlucar de Barrameda-Almonte (12/4/09)

Dist: 84,65 Km. T.Mov.: 5:22. T.ToT.: 4:17 Desnivel: 278 m.

Etapa larga y dura. Aunque sin desnivel y por camino bueno, el viento siempre en contra, endurece considerablemente la ruta. Aunque no lo tenía previsto, después de pensarlo mucho, decido completar mi recorrido y regresar a Sevilla pedaleando. Para no volver por el mismo camino toca rodear Doñana por Almonte.

Cruzando el Guadalquivir de Sanlucar a Doñana

Afortunadamente el día amanece bueno y el viento no es fuerte. Otros 10 € de barcaza (menudo “pirata”) me ponen de nuevo en la Punta Malandar. No se la razón, pero hoy disfrutaré el tramo de playa aún más que el día anterior.

Fortín en la Punta Malandar


Dunas de Doñana
Chocolate con churros en Matalascañas y continúo por el carril bici del Asperillo. Comida en el Camping Doñana y visita a la Torre del Loro como despedida del mar Mediterráneo. Una pista buena entre pinares, monte bajo y algún tramo un poco desolado se llega a la carretera de Almonte cerca de Los Cabezudos. Inciso sentimental: mi bici alcanza su kilómetro 10.000.

Torre del Loro en la Playa del Asperillo

Ya por carretera se llega a Almonte. Me hubiera gustado visitar el Rocío, para conocerlo, pero 15 kilómetros de carretera (30 ida y vuelta) no entraban en mis planes. Creo que hay o se está preparando una variante de la TA que pase por el Rocío.

Alojamiento: Hotel Apartamentos Camino del Mar (Avda. De Cabezudos 6). 35 €. Caro para una persona sola pero es la única opción.

36. Almonte-Sevilla (13/4/09)

Dist: 83,35 Km. T.Mov.: 5:09. T.ToT.: 8:45 Desnivel: 203 m.

Etapa larga pero sencilla. Como el día anterior, plano y buen terreno, pero si hay viento esta vez será a favor. Sólo presentan dificultades algunos tramos arenosos en los carriles entre pinares que atraviesan el Parque Natural de Doñana cerca de Villamanrique.

Se sale de Almonte por carretera que se deja a los pocos kilómetros para tomar el Camino del Algarrobo. Se entra en el parque natural, una zona de densos sobre terrenos arenosos, por lo que algún tramo puede dificultar el pedaleo. El peor, al poco de cruzar el arroyo del Algarrobo (puede presentar alguna dificultad), poco menos de un kilómetro con mucha arena que me obliga a echar pie a tierra. Ya por mejor firme se llega Villamanrique.

Camino del Algarrobo

Cerca de Villamanrique nos encontramos con el enclave más emblemático de la ruta, el Vado de la Quema, lugar donde los romeros se “bautizan” en su primera peregrinación al Rocío. Un amable agente forestal, al verme con la bici, me ofrece un plano del Corredor Verde del Guadiamar. Espacio que cuenta con dos carriles cicloturísticos (Pinares de Aznalcázar con 33 Km. y Sendero Guadiamar con 65 Km.).

Vado de la Quema

Comienza otro tramo muy bonito de pinares, con las consiguientes dificultades arenosas esta vez menos frecuentes, siguiendo la Cañada Real de Villamanrique o de los Isleños. El carril sale a una carretera que se sigue durante pocos kilómetros. Primero sin tráfico, hasta la Venta El Cruce (lugar recomendable para reponer fuerzas. Yo me tome unas tortillitas de bacalao muy ricas). Después con algo más de circulación pero con buen arcén, pasando al lado de la Cañada de los Pájaros. Para evitar el asfalto que ocupa la cañada, nos salimos a la derecha por caminos agrarios entrar en Puebla del Río.

Pinares de Doñana

De Puebla a Coria una pista al borde del río Guadalquivir, nos pone en el embarcadero para cruzar al otro lado. Esta vez el precio del viaje son 30 céntimos. Por carretera local llego de nuevo al cauce del Guadaira y emprendo el regreso a Sevilla.

A la entrada a Sevilla paro en una gasolinera a lavar la bici y me encamino a la Catedral. No quería dejar de pasar por algunos de los sitios que me gustan de Sevilla. Torre del Oro, Catedral (con foto recuerdo incluida), Plaza de España y Museo de Artes y Costumbres ponen digno punto final al viaje.

Final del viaje en Sevilla


1 comentario:

  1. enhorabuena!!!

    Pedazo de ruta, y muchisimas gracias por los apuntes, tengo la TA en la recamara y cuando la haga volvere a leer tu fantastico blog con mucho mas cuidado.

    Sigo leyendo tu blog.

    ResponderEliminar