sábado, 25 de diciembre de 2010

Vía Francigena. Crónica I. El Lazio.

ROMA-SAN QUIRICO D´ORCIA.



1. Roma-Vetralla (12/06/2010).

Dist. 85,08 Km.; Asc. 1.489 m.; T. Tot.11:11; T. Mov. 7:26; IBP. 103BC.

Los tres días de turismo por Roma, a pesar del cansancio que suponen, me han dado aún más ganas de pedalear. Además la previsión meteorológica acompaña. Aunque atravesar una ciudad en bicicleta, y más Roma, es un engorro los primeros kilómetros serán muy emocionantes. Será un paseo por algunos de los lugares emblemáticos de la ciudad. Una pequeña despedida a la espera del regreso asegurado (al menos eso dice la tradición después de arrojar una moneda a la Fontana de Trevi). Espero que no sea por alguna razón que me haga abandonar el viaje.

Desde el Albergue, cercano a la Estación Roma Termini, comienza el recorrido pasando por Santa María Maggiore para descender por la Vía Cavour a la Via dei Fori Imperiali. No puedo evitar la tentación de acercarme al Coliseo para la foto de rigor.

En la Plaza de San Pedro

Entre las ruinas de los foros romanos se llega a Il Vitoriano y siguiendo el camino más recto, por el Corso Vittorio Emanuelle II, me dirijo al Vaticano. Segunda foto frente a la Basílica de San Pedro. Aunque algo nervioso por el comienzo del viaje, no puedo quitar una sonrisa de alegría en mis labios.

Terminado el protocolo de la despedida, empieza la parte engorrosa: salir de la ciudad. Aunque hay una opción para peatones siguiendo el Viale Angelico para ascender al Monte Mario, para no liarme, me decido por la opción menos liosa que supone seguir la Via Trionfale (más segura que la Vía Cassia) hasta La Giustiniana. Hay que andarse con mucho cuidado, debido al tráfico romano y a que hay tramos que hay que hacer con los coches en dirección contraria.

Un corto pero duro ascenso, desde el cual podemos disfrutar de las últimas vistas de la cúpula de San Pedro, se llega al Barrio de Monte Mario situado sobre el "Mons Gaudi" (monte de la alegría, nombre que recibe debido al sentimiento que deben sentir los peregrinos a Roma). Todavía queda San Onofrio, Otavia y La Giustiniana (donde conectamos con la Via Cassia, antiguo itinerario romano ahora SS2, que nos acompañara durante muchos días) para salir de la periferia de Roma y acercarnos al campo.

Primera flecha amarilla

En La Storta, después de casi 20 kilómetros, mi primera alegría. Encuentro lo que llevaba tiempo buscando, la primera señal de Camino de Santiago (una flecha amarilla y el pequeño peregrino que me acompañará hasta salir de Italia). Además en Isola Farnese dejamos la ciudad por la campiña Laziali, entrando en el Parco Naturale di Veio (parque y zona arqueológica de la antigua ciudad etrusca de Veio). Primeros kilómetros fuera del asfalto por pista y sendero por el Valle del Cremera para cruzar el Torrente Valchettia (puede ofrecer dificultades en época de lluvias) hasta Casale Vacchereccia.

Cerca de Isola Farnese

Por pequeñas carreteras locales y pistas pasando por Fromello nos acercamos a otro de los tramos más interesantes del día: el Valle del Sorbo y el Santuario della Madonna del Sorbo. Salvo un corto tramo complicado por sendero desde el santuario hasta conectar con la Strada di Macchiano se circula por pista y solitarias carreteras locales que nos llevan a Campagnano di Roma.

Santuario della Madonna del Sorbo

Información sobre la señalización: Aunque hasta ahora la señalización de Itineraria (marcas rojas y blancas) y la de la Confraternita de San Giacopo siguen un itinerario idéntico, desde Madonna del Sorbo hasta Monterosi no es el mismo.

A unos kilómetros de Campagnano hay un tramo bastante malo e incómodo siguiendo la Via Cassia-SS2 entre Bivio de Pavone y Monterosi. Durante unos 500 metros circulamos por el arcén de la nacional (con bastante tráfico y rápido, tramo muy peligroso) para abandonarla por la vía de servicio, ya más tranquila. Afortunadamente a partir de Monterosi hasta Sutri se siguen pistas y carreteras locales agradables. Coincidimos con el Itinerario del Lazio Etrusco (Monterosi-Capranica) perteneciente al Le Strade dei Parchi del Lazio.

Sutri merece la pena la visita. A la entrada de la población podemos ver Il Mitreo (tumba etrusca y templo pagano dedicado a Mitra, reconvertida en Iglesia de la Madonna del Parto) junto una gran necrópolis etrusco-romana. Para no perderse también el Anfiteatro romano escavado en la roca.

Anfiteatro de Sutri

El plan inicial era hacer de Sutri final de etapa. Novato en las lides de peregrino en Italia, me encaminé al hotel que tenía como referencia para dormir (Albergo Sutrium) sin ni siquiera pensar en buscar acogida peregrina. Después de esperar durante un buen rato a que abrieran, el precio de 40 € la noche me echó para atrás y decidí continuar hasta Vetralla por si encontraba algo más barato. Craso error ya que acabaré pagando lo mismo en Vetralla.

Llegando a Capranica

Saliendo de Capranica sigo las señalización con marcar rojas y blancas (la oficial) que me lleva a la Torre degli Arragiati (relacionada con la Leyenda de Orlando -el mismo de la Brecha de Roland en el Pirineo-) para enlazar por sendero (bastante cerrado por la vegetación) con la via Cassia poco más tarde.

Desde aquí  hasta Vetralla el itinerario evita la estatal SS2 por carreteras locales, pistas y caminos agrarios. A partir de Quercie d´Orlando hay un tramo muy bonito no exento de dificultades sobretodo de orientación. Se siguen caminos agrarios entre avellanos que en casos se convierten en sendero y se llegan pierden de vez en cuando. Afortunadamente la señalización con flechas, aunque no muy abundante, ayuda bastante. Los problemas se convierten en un momento mágico cuando nos damos de bruces con los restos de la Torri d´Orlando (dos torres que son lo único que queda de una antigua abadía, donde cuenta la leyenda el mítico Orlando descansó camino de Roma).

Torri d´Orlando

La diversión no termina tras cruzar la Via Cassia-SS2 ya que nos adentramos en el Bosque del Valle de Contrafossi siguiendo itinerarios balizados para BTT del la ASD Vitorio Bike Monte Fogliano (ruta azul, San Girolamo). Después de bordear la localidad de Cura se llega a Vetralla. Como ocurría con Capranica, y en otras poblaciones que nos iremos encontrando, Vetralla esta subida a una loma, y sus casas están organizadas a lo largo de una calle principal conservando su estructura medieval (que en general recibe el nombre de Via Roma).

Me encuentro que la ciudad está en fiestas. No sé exactamente que se celebra, es algo así como "12 de giunio, fiori e storia". Hay puestos callejeros y todo el pueblo pasea por la calle. Lo primero es lo primero, encontrar alojamiento. Después de preguntar, acabo en el Albergo Da Benedetta, en la zona baja del pueblo un lugar muy bonito en el que estoy prácticamente solo. Un poco caro para mí  pero no tengo muchas más opciones (es tarde y estoy algo cansado para dar más vueltas) así que me quedo.

Ducha y a pasear. La decepción de no haberme quedado en Sutri queda compensada por la sorpresa de encontrar Vetralla en fiestas. Es tarde por lo que me quedo sin poder visitar la cripta de la Iglesia de San Francesco y otros monumentos, pero pasear por el casco histórico es un placer. Adentrarse en alguno de los Viccolos (pequeños callejones que salen de la calle principal), curiosear en los puestos de artesanía, disfrutar de una representación de teatro en la calle, acompañar la procesión de San Antonio de Padova y acabar cenando de barbacoa en uno de los callejones.

Procesión en Vetralla

Alojamiento: Albergo Da Benedetta. 40,00 € alojamiento y desayuno. Poca opciones económicas, aunque hay algún Bed & Brekfast (que no encontré). Como otros Hotel-Albergo caro para una persona. De los que yo llamo “alojamiento con encanto” (muy bonito y habitación muy acogedora).

Hospitalidad peregrina.

- La Storta: Centro di Spiritualità Nostra Signora del Sacro Cuore, via Cassia. 1826. 06-30.89.08.63. Cama. Uso de saco de dormir. Peregrinos 20/25 €. O.P.
- Campagnano di Roma: Parrocchia di San Giovanni, don Renzo Tanturli. 06-90.41.094. O.P.
- Sutri: Monache Carmelitane di Clausura, via Garibladi 1. 0761-60.90.82. Lugar de oración abierto a peregrinos con intención espiritual. O.P.
- Capranica: Don Antonio Paglia. 0761-66.90.53. O.P.
- Vetralla: Monasterio "Regina Pacis". 0761-48.33.29. M.P. 31 €.

Otros alojamientos.

- Sutri: Albergo Sutrium.

Puntos de interés.

- La Storta: Lugar donde, en 1573, San Ignacio de Loyola tiene la experiencia mística  “visione de La Storta”. Capella di San Ignazio en la Piazza della Visione.
- Madonna del Sorbo: Lugar citado ya en el 996 como castillo, en 1427 su iglesia se convierte en monasterio “Beatae Mariae Castri Sorbi”. Ahora abandonado.
- Campagnano di Roma. Las primeras citas que se tienen de Campagnano son de 1076 como “castellum y en1130 como una propiedad del monasterio de San Paolo. En los siglos XV y XVI se amplía el centro medieval con la ayuda del "Borgo Paolino". En la actualidad el centro se puede dividir en tres zonas: una moderna, una renacentista-barroca (entre la Porta Romana y la Piazza del Comune) y una medieval (el "castelo" rica en torres, palacios e iglesias).
- Sutri. Ciudadela medieval fortificada con el centro urbano organizado a lo largo de la calle principal. Duomo dedicado a  Nuestra Sra. Della Assunta, de planta románica (cripta y campanario). Imprescindible, el Mitreo (lugar dedicado en época romana al culto de Mitra), situado a la entrada de la población, con la iglesia de la Madonna del Parto (excavada en la toba volcánica), y una necrópolis etrusco-romana.
- Capranica. Poblado etrusco, y después romano, sobre un espolón de roca volcánica. Cárcel de la Santa Sede en el 1976 dependiente del gobierno cardenalicio de Roma.
- Querce d´Orlando. También llamado “Torri d´Orlando. Escondido entre los avellanos se encuentra una antigua abadía perdida en la memoria, de la que sólo quedan las ruinas de dos torres. Los agricultores locales hablan de una galería que pasa bajo la Cassia y lleva al lago di Vico, construida por los monjes como vía de escapatoria. Cuenta la leyenda, que el caballero Orlando descansó en la abadía siguiendo a Carlo Magno de camino a Roma.
- Vetralla. De orígenes antiguos, destruida por los romanos (los habitantes se refugiaron en Santa María de Forcassi), la ciudad resurge en época alto medieval.

2. Vetralla-Bolsena (13/06/2010).

Dist. 54,78 Km.; Asc. 1.092 m.; T. Tot. 6:56; T. Mov. 5:02; IBP. 75AB.

Amanece otro día de buen tiempo y con ganas de pedalear, pero todavía con las dudas de principiante (cómo serán los caminos, habrá mucha carretera, dónde dormiré esta noche...). Y en los primeros kilómetros hasta Viterbo, ¿qué señalización seguir? A la salida de Vetralla me desvío siguiendo las flechas amarillas que visitan Santa María de Forcassi (iglesia del siglo IX situada en un antiguo puesto de la calzada romana Consolare Cassia). No compensa ya que hay poco que ver, sólo se disfruta con del primer tramo de pista, en no muy buen estado, pero divertido con la bici de montaña.

Casale Quartuccio

Aunque las indicaciones de la guía dirigen a la estatal SS2, me decido por seguir la señalización evitándola. Tramo muy bonito. Primero por el Sasso San Pellegrino y después, tras cruzar la carretera, por Casale Quartuccio, una sucesión de pistas y senderos (algunos bastante estrechos) entre campos y olivos. Finalmente el sendero desemboca en la estatal SS675 cuando se une a la SS2. Se continua paralelo a la autovía durante para separarse de ella y llegar, después de pasar por el templete dedicado a San Ilario y San Valentino (aquí fueron martirizados) y las ruinas del puente romano Ponte Camillario, a Viterbo por la Strada Freddano (escabada en la toba).

Sendero entre Vetralla y Viterbo

El centro histórico de Viterbo es uno de los ejemplos mejor conservados de ciudad medieval en Italia Central. Su perfil lo dominan el impresionante Palacio Papal y por encima de él, el campanile del Duomo. Merece hacer el esfuerzo, hay una buena subida, para pasear por el centro y el barrio de San Pellegrino. Puede ser un buen lugar para hacer fin de etapa y visitarlo con más tranquilidad. Yo desgraciadamente debo continuar.

Palazzo Papale. Viterbo

Siguiendo pistas y caminos agrarios nos encaminamos hacia Montefiascone. Al poco de abandonar Viterbo primera sorpresa, el Sorgente del Bagnaccio. En mitad de la nada una serie de piscinas que se nutren de un manantial de aguas termales. Y además de acceso libre y gratuito. Un buen lugar para hacer una parada y relajarse, si no fuera porque soy muy acuático.

Montefiascone

Ya en el horizonte se perfila Montefiascone y la cuesta que nos espera (250 m. de ascenso en 6 kilómetros). Pero es uno de los tramos más representativos, ya que se circula en muchas secciones por el empedrado original de la Vía Cassia Antica magníficamente conservado. Toda una lección de historia. Pocas veces uno puede sentir que ha viajado en el tiempo, sobre las huellas que del pasado.

Via Cassia llegando a Montefiascone

La Via Francigena entra en Montefiascone por su lado oeste, yo continúo Via Giuseppe Contadini hasta la Via Cassia-SS2 para entrar en Montefiascone por una de sus puertas que da acceso a la Via Cavour. Tras una fuerte pendiente para ascender al casco histórico encaramado en la loma, se puede visitar la Piazza del Comune, la Rocca dei Papi (antiguas fortificaciones) y a la impresionante Catedral de Santa Margherita.

Via Cassia entre Montefiascone y Bolsena

Abandono Montefiascone siguiendo la SS2, y tras dejar atrás Poggeto y Poggio, la Vía Francigena continua por pistas muy agradables que evitan la estatal, bordeando el Lago di Bolsena. Todo este tramo está muy bien señalizado con marcas y paneles informativos. Sólo hay un tramo más complicado de sendero al cruzar el Fosso d´Arlena. Las dificultades se ven compensadas por el encanto del sendero, la belleza del entorno y el circular por la Via Cassi Antigua.

Lago Bolsena

Ya cerca de Bolsena, la señalización oficial evita la nacional por pistas entre campos, olivares y bosques, con un magnífico panorama sobre el Lago di Bolsena. Llegando a la población me decido a descender definitivamente a la carretera para entrar por la Via 4 Novembre en Bolsena, frente a la Colegiata de Santa Cristina.

Toca el engorro de buscar alojamiento. Todavía no he cogido la rutina de utilizar los lugares donde ofrecen acogida a los peregrinos. Para no perderme pregunto por el Ex-Convento S. María del Giglio (uno de los alojamientos recomendados en la guía, híbrido entre albergue de peregrinos y alojamiento convencional). Queda muy cerca, pero fuera del pueblo tras una buena rampa (unos 600 metros al 10% de pendiente). El albergue ocupa el edificio que fue Convento de Santa María del Giglio. La tarde traerá otra agradable sorpresa relacionada con el convento.

Bolsena

Hoy he llegado pronto así que dedicaré la tarde para poder visitar con tranquilidad Bolsena. Una pista que sale por detrás del convento lleva directamente sin perder altura hasta el casco histórico, situado en lo alto de una loma, junto al Castillo. Las estrechas calles que conservan el antiguo trazado medieval están cubiertas con pétalos de flores dibujando curiosos diseños geométricos. Son las fiestas dedicadas a San Antonio da Padova. Marcan el itinerario de la procesión (desde la Iglesia de SS. Salvatore –junto al castillo- hasta el Santuario de S. María de Giglio –donde estoy alojado-, que se realizará un poco más tarde y que no me pienso perder. Hoy el paseo lo haré acompañado de gran parte del pueblo.


Procesión en Bolsena
Para terminar el día me acerco a las orillas del Lago Bolsena para contemplar la puesta de sol. Ha sido un día magnífico lleno de sensaciones.

Atardecer sobre el Lago Bolsena

Alojamiento: Convento S. Maria del Giglio. 21,00 €. Hospedería situada en lo que fue convento. Pertenece a la red de  Case per ferie (casas de vacaciones) del Centro Turistico Giovanile, con la ventaja añadida que hace descuento a los peregrinos. Su precio es de 22 € (18,50 € la habitación individual más 3,50 € por el carnet de socio de la CTG), bastante económico. Trato muy amable. Es un verdadero placer poderse alojar en un antiguo convento. La habitación-celda es sencilla pero encantadora. Y cuenta con un bonito jardín donde poder relajarse.

Hospitalidad peregrina.

Viterbo.
- Convento dei Frati Minori Cappucini, via IV Novembre 16. 0761-34.30.64. O.P.
- Clarisse di Santa Rosa, viale Capocci 11. 0761-34.28.87.  Cama 25 € solo pernoctacion. 10 € peregrinos con saco y credencial. O.P.
- Gruppo Scout FSE Viterbo. Junto a la Parroquie S. Barbara. Piazzale dei Buccheri (cerca de la entrada a Viterbo). Don Sergio Tardani. 0761-25.05.24. O.P.
Montefiascone.
- Monasterio Benedictino San Pietro. 0761-82.60.66. Habitación con baño 17 € A.D.
- Parroquia Corpus Domini, Km. 100 della Cassia, via Cassia 10 (saliendo de Montefiascone). Don Giuseppe Fucili (amigo de los peregrinos). 0761-82.65.67. O.P.
Bolsena
- Suore del SS Sacramento. Piazza S. Cristina14. 0761-79.90. Dormitorio 8 €. Habitacion simple/doble 35/40 €. O.P.
- Ostello Comunale Gazzetta, telf. 0761-79.85.45. Pernocta 19 €, M.P. 30 €. Unos kilómetros antes de Bolsena. 

Otros alojamientos.
- Montefiascone: Hotel Dante, Rondinella, Il Caminetto.
- Bolsena: Pensione Italia, y varios Campings.

Puntos de interés

- Santa Maria in Forcassi. Iglesia del siglo IX en ruinas en el antiguo Forum Cassii (campamento en la vía romana Cassia). Sólo quedan restos de los muros y de un sepulcro.
- Edicola dei Santi Ilario e Valentino. Fue un antiguo asentamiento sobre la vía Cassia cercano al puente Camilario sobre el río Urcionio. Una lápida sepulcral del 1696 recuerda el martirio de los Santos Ilario y Valentino ocurrido en este lugar. El pueblo fue destruido en el 1100 y la Cassia desviada por la localidad de Viterbo (en esa época en expansión).
- Viterbo. De origen medieval, nacida a la sombra de la vía Francigena, contó con numerosos hospitales de peregrinos. En la iglesia de S. María in Carbonara hubo una preceptoría templaria, y no lejos del Duomo (del siglo XII, dedicado a S. Lorenzo) se encuentra el Quartiere del Pellegrino. La veneración a Santa Rosa (originaria de Viterbo, siglo XIII) incremento el flujo de peregrinos.
- Calzada Romana llegando a Montefiascone. Se circula por el original pavimento romano de la vía romana.
- Montefiascone. En la iglesia de San Faviano (del siglo XII) se encuentra la tumba de un noble alemán que iba de peregrinación a Roma. Cuenta la leyenda que, aficionado al buen vino, ordenó a uno de sus servidores se adelantase y le indicase  con un "EST" los lugares donde encontrara buenos caldos. En Montefiascone el criado escribió "EST, EST, EST". El señor bebió tanto vino que murió. En su tumba pone "Est, Est, Est per troppo est qui giace morto il mio signore Giovanni Deuc".
- Bolsena. Sce Cristina, submansio VIII del Itinerario de Sigerico. Población documentada desde la Alta Edad Media, relacionada con el culto a Santa Cristina (según la tradición, se conserva la piedra con las huellas de la santa).

3. Bolsena-San Quirico d´Orcia (14/06/2010).

Dist. 74,04 Km.; Asc. 1.497 m.; T. Tot. 9:18; T. Mov. 5:59; IBP. 110AC. 

De nuevo amanece un día soleado y con buen tiempo. Ya vendrán las lluvias de los Apeninos y la Toscana, y los calores de la Provenza. Día a día voy animándome, dejando atrás las dudas y cogiendo forma. Otra razón para animarme es que hoy dejo atrás el Lazio para entrar en la deseada Toscana. Hoy el día es tranquilo, con la intención de parar en San Quirico y quedar a una buena distancia de Siena.

Lago Bolsena

El camino desde Bolsena a San Lorenzo Nuovo transcurre por agradables pistas, con un hermoso panorama sobre el Lago de Bolsena. Varios tramos de sendero cerca de Podere Nuovo, estrechos casi perdidos entre la vegetación pero que se mantienen con el paso de los peregrinos, animan el recorrido. Llegando a San Lorenzo me encuentro los dos primeros peregrinos a pie. No serán los únicos a lo largo del día.

A partir de San Lorenzo, con una curiosa plaza octogonal, comenzamos a alejarnos del Lago di Bolsena para llegar a Acquapendente. El itinerario, bien señalizado, evita la estatal por bonitas pistas de tierra. Nos recibe a la entrada la Torre Giulia de Jacopo, donde está situada la oficina de turismo. Se puede visitar, justo a la entrada de la población, la Iglesia del Santo Sepulcro (del siglo IX, la cripta toma como modelo la homónima de Tierra Santa). Aquí se encuentra la sede de la Reserva Natural Monte Rufeno, que nos acompañará los próximos kilómetros dominando el horizonte a nuestra derecha. A la izquierda queda el Monte Amiata.

Trevignano y Monte Rufeno

La Vía Francigena sale de Acquapendente siguiendo el trazado de la antigua estatal SS2 en descenso hasta el Ponte Gregoriano (construido por Gregorio XIII en el 1578) sobre el rio Paglia. Justo antes de llegar al pueblo Ponte Gregoriano hay dos posibilidades. Se puede seguir la señalización oficial que asciende a Proceno separándose de la Vía Cassia, aunque yo decido  seguir las indicaciones de la guía para continuar por el trazado de la SS2 y el Fiume Paglia pasando por Centeno. Ambas opciones se vuelven a unir en Ponte a Rigo. Aunque hay que hacer algunos kilómetros por el arcén de la estatal Cassia Nuova, muchos se evitan por la antigua carretera ahora abandonada y en muchos casos cerrada al tráfico que va paralela a su derecha.


Radicofani

Caminando por el arcén de la estatal un nuevo encuentro con un simpático peregrino francés (viene caminando desde La Rochelle de donde salió hace unos 30 días). Como estos encuentros no son muy frecuentes paro a saludarlo, y en mi precario inglés, intercambiamos un rato de conversación. Será muy útil ya que me recomienda el albergue de peregrinos de Siena. Por mi parte le doy la dirección del albergue de Roma, que no tenía. Con una sonrisa en la boca nos despedimos deseándonos buena suerte. Tramo muy bonito desde Centeno por Il Poderino con la silueta de Radicofani en el horizonte. Justo en Centeno se abandona el Lazio para entrar en la Toscana.

Radicofani

Una tranquila pista (la Ex Cassia) lleva desde Ponte a Rigo hasta Radicofani en continuo ascenso. Primer puerto duro de la Francigena hasta ahora con 8 kilómetros y 500 metros de ascenso (pendiente media del 6% y máxima de 14 %). El panorama alrededor es muy hermoso con la Riserva Naturale Monte Rufeno y el Monte Amiata junto con el Val di Paglia, salpicados de prados agrícolas y bosques de maquia, con el punto de color de las genistas en flor. El Castillo de La Rocca domina la colina con el pequeño burgo medieval a sus pies.

Se inicia un largo y rápido descenso desde las alturas de Radicofani siguiendo la SS478 (carretera con poco tráfico) hasta el Torrente Formone, donde se conecta con la SR2. Hay un corto tramo en Podere le Conie donde se pude evitar el asfalto pero no merece la pena. Abandonamos la estatal (con algo más de tráfico pero bastante tranquila) poco más tarde en Ricorsi para volver a circular por la Vecchia Cassia.

El paisaje ha cambiado por un continuo de lomas muy suaves cubiertas por grandes manchas de cultivos de cereales moteadas por verdes campos de cultivo y algunos setos. Dejamos atrás el Monte Amiata, con pequeños pueblos subidos a su ladera. Contra el cielo se recorta el perfil de Castiglione d´Orcia y su castillo de La Rocca. De vez en cuando la monotonía se ve rota por algún bosque de encinas y algún caserio con sus inseparables cipreses. Estamos en el Val d´Orcia, perteneciente a la Toscana Sienesa, declarado paisaje cultural patrimonio mundial de la Unesco.

Castiglione d´Orcia
Un pequeño desvío en Casa Cantoniera por pistas (algo incomodas ya que debido al poco uso están alfombradas por un manto de hierba que dificulta el pedaleo y casi tapadas por la vegetación salvo lo imprescindible para el paso) para visitar Briccole di Sotto (ahora construcción rural abandonada que fue la Abricola de Sigerico -XI submasio- y antiguo hospital de peregrinos). Viene bien dejar el asfalto de vez en cuando.

Casa Cantoniera

Aunque la señalización oficial (con marcas rojas y blancas) se desvía hacia Castiglione d´Orcia, yo continuo por la SR2 por Gallina (como indica el mapa y la guía que utilizo como referencia) en descenso hacia el Fiume Orcia. A los pocos kilómetros, con algunas dudas ya que la guía me llevaría a continuar por la carretera, las flechas amarillas me hacen abandonar el asfalto  por una pista que conduce al río cerca de las ruinas de un antiguo puente medieval. Siguiendo la nueva señalización, se cruza el río por un puente nuevo y se continúa por una buena pista por su margen hasta la carretera que asciende a Bagno Vignoni.

Un pequeño sendero muy empinado (rampas del 15 % y algún tramo con hormigón) asciende a la estación termal evitando el asfalto. No dejar de visitar la “Piazza d´accua”, en el centro del pequeño pueblo que consiste en una gran piscina abastecida por el manantial de agua sulfúrea que da fama al balneario.

Piazza d´accua. Bagno Vignoni

La corta subida a Bagno Vignoni sirve de calentamiento para el duro ascenso, al final del día,  a Vignoni Alto. Por buena pista son un poco más de dos kilómetros pero con 200 metros de ascenso (pendiente media del 10 % y máxima de 15 %). El pequeño grupo de casas, casi abandonado pero recuperándose gracias al turismo, domina sobre una loma el valle de Orcia, con un gran panorama de todo él. Desde las ruinas del castillo se puede contemplar: bajo nosotros Bagno Vignoni; al frente, el castillo de Castiglione con el Monte Amiata detrás; y en el horizonte el perfil de la Torre de la Rocca de Radicofani.

Radicofani y Castiglione d´Orcia

Ya solo queda descender por la Strada di Bagno Vignoni a San Quirico d´Orcia final de la etapa de hoy. El trámite, siempre incómodo, del alojamiento hoy será muy fácil. Tras preguntar en la Oficina de Turismo, desde la misma avisan por teléfono a la parroquia de mi llegada y quedo con el cura para que me acompañe al alojamiento.

Primer albergue de peregrinos con todas las de la ley. Y primer encuentro con la acogida peregrina, algo que se puede encontrar en la Via Francigena pero que ha desaparecido hace tiempo del Camino Francés en España. Don Gianni, el párroco que se ocupa de recibir a los peregrinos, después de terminar con la misa me invita a su oficina para charlar. Le hablo de mis viajes con la bicicleta. Fumador como yo, acabamos echando un cigarro en la terraza. No puedo dejar de agradecer, desde aquí, el buen trato recibido por su parte.

La tarde la dedico a pasear por San Quirico, pequeño pero con muchos encantos (la Colegiata, los jardines de Horti Leoni, restos de las murallas, la iglesia románica de Santa María Asunta). Visito una exposición sobre los Quartieres (barrios), donde se muestran elementos de esta tradición (trajes, banderas y arcos). Son las fiesta del Barbarossa y el pueblo aparece decorado con las banderas de cada uno de los barrios (Borgo, Canneti, Castelo y Prato). Y para terminar cena “gloriosa en el bar La Torre por recomendación de Don Gianni.

San Quirico d´Orcia

Alojamiento: Acogida Peregrina Parrocchia dei San Quirico e Giulitta. Donativo. Información en la Oficina de Turismo. Ocupa unas dependencias de la parroquia, con cocina y dormitorio común con literas. Sencillo pero cómodo y agradable.

Hospitalidad Peregrina.

- Acquapendente: Associazione Casa di Lazzaro, Vía dei Cappucini 21, suor Amelia. 0763-73.01.77. O.P.
- Ponte a Rigo. Chiesa, don Piero Barbieri. 0578-53.628. O directamente al Consorzio Agrario. 0578-50.066, sr. Leonello Toccaceli. 0578-50.016.
- Radicofani: Albergo per peregrini, Via Magi, telf. 0578-55.614.
Otros Alojamientos.

- San Lorenzo Nuovo: Ostelo La Francigena.
- Acquapendente: Albergo Nuovo Castelo.

Puntos de interés.

- San Lorenzo Nuovo. Burgo del siglo XVIII, nacido de la planificación urbanistica de la época de la Ilustración (cuenta con una plaza de planta octogonal). La iglesia de San Lorenzo Martir cuenta con un crucifijo de piedra del siglo XIII.
- Acquapendente. A destacar la cripta de la Catedral del Santo Sepulcro. Construcción realizada a imitación de la del Santo Sepulcro de Jerusalem (clara señal de su relación con la peregrinación Tierra Santa).
- Ponte Gregoriano. Puente sobre el río Pagila construido por Gregorio XIII en el 1578 sobre proyecto del arquitecto Fontana.
- Radicofani. Ciudad construida sobre una formación basáltica, con una posición estratégica (que le permitía dominar la calzada y los valles). Habitada ya por los etruscos. Su elemento más característico es el castillo de la Rocca (construido en época carolingia y rehabilitada por los Medici) . En el siglo XIII, fue refugio del  bandido gibelino Ghino di Tacco (lucho contra el Estado Pontificio, una especie de "Robin Hood" que robaba a los ricos para dárselo a los pobres y es nombrado por Dante y Boccaccio).
- Podere Le Conie. Grupo de construcciones rurales que podría ser el antiguo pueblo de Mulier Mala (lo nombra el abad islandés Nikulas di Munkathvera en el 1154 como el castello di Mala Mulier)
- Stazione di posta di Ricorsi. Situada en la calzada Regia Romana. Bonito lugar con capilla y puente medieval.
- Le Briccole. La submansio Abricola del itinerario de Sigerico. Se mantiene una pequeña iglesia del Hospitale San Peregrini de Obricolis (ahora en ruinas, importante hospital sobre un ramal abandonado de la calzada Regia Romana, visitado por personajes históricos -Filippo Augusto, en el 1191 de retorno de las cruzadas- o Carlo d´Angiò -de camino a Roma para ser coronado rey de Sicilia-).
- Bagno Vignoni. Localidad termal caracterizada por su "piazza d´acqua", un gran estanque donde surge agua sulfúrea caliente. Al lado se encuentra una capilla dedicada a Santa Caterina, que visitó este lugar varias veces.
- Vignoni Alto. Pueblo pintoresco. Algunas casas y restos de las murallas del antiguo castillo.
- San Quirico d´Orcia. Reconocida ya en el siglo VII, lugar de parada importante en la Vía Francigena, y Sce Quiric -submansio XII del itinerario de Sigerico-.  Población con marcado caminero, con la calle principal que atraviesa todo el casco urbano desde la Porta Senese a la Porta Romana. En ella esta enterrado el conde Enrico di Nassau, muerto en el 1451 de vuelta del Jubileo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario