viernes, 18 de diciembre de 2009

Alpi Bike. Crónica del viaje XII. Gran Paradiso-Valli di Lanzo.


30 Arvier-Refugio Chivasso (02/08/2009).

Dist. 37,53 Km.; Asc. 1.636 m.; T. Tot. 8:05; T. Mov. 5:26.

La etapa remonta en su totalidad el Val Savarenche introduciéndonos en el Parco Nacionale Paradiso  por Introd y Valsavarenche hasta Pont. Tras ascender, por la Croce de Roley, se recorre el Plan de Nivolet, para terminar ceca del Col de Nivolet en el Refugio Chivasso.

Etapa dura, toda cuesta arriba, con 1.600 m. de ascenso en menos de 40 kilómetros. Aunque en su mayoría se realiza por asfalto, con poco tráfico, cuenta con 5 kilómetros de sendero que endurecen más el día. Sobretodo el ascenso desde Pont hasta el Plan de Nivolet, muy empinado y completamente inciclable.

Después de una semana de buen tiempo, hoy amanece muy nublado y con pinta de llover bastante. "Al menos no llueve" me digo a mí mismo al empezar, además la etapa de hoy comienza por carretera hasta Pont (26,50 Km. y 1.230 m. de ascenso), lo que hace que la lluvia sólo sea una incomodidad. Si el tiempo empeora siempre queda la opción de parar en Pont y esperar a que mejore.

Introd

Lo que al salir de Arvier era una lluvia suave se convierte llegando a Introd (interesante Pont Neuf y castillo del siglo XIII) en un buen chaparrón. Paro en una gasolinera a esperar durante media hora a que pare un poco. No será la única vez. Bajo un ligero "chirimiri" decido continuar, iniciando una serie de zetas donde la pendiente se acentúa, hasta Buillet. A partir de aquí se accede a Val Savarenche, valle que recorreremos hasta el final. El cielo está encapotado y tristón, parece que no veré la última gran montaña de Val de Aosta, el Gran Paradiso.

Entrando en el Parco Nazionale Gran Paradiso

La pendiente es más o menos suave salvo algún repecho. Tras una parada en Rovenaud, por otro intenso chaparrón, llego a Degioz (Valsavarenche) donde decido parar para tomar un café (café+brioche 1,80 €) y recuperarme del frío y la "mojadura". Es el pueblo con más servicios de todo el valle. Hay un pequeño mercadillo-feria de artesanía protegido bajo los plásticos y entro en el centro de recepción de visitantes del parque para pedir información sobre los alojamientos. Dispone de una exposición sobre el parque pero es de pago (2 €). Primer encuentro afortunado del día: dos montañeros vascos, muy simpáticos un saludo para ellos, que están por aquí para subir el Gran Paradiso después de ascender el Mont Blanc y quedarse muy cerca del Cervino (en el refugio Sovay fueron testigos de un accidente mortal que les quitó los ánimos). Como parece que está mejorando, o al menos no empeora, decido continuar hasta Pont donde hay alojamiento.

Pont

En Pont la mejoría ya es evidente (ha dejado de llover y por momentos sale el sol) lo que me anima para continuar hasta el refugio Chivasso (9,20 Km. y 625 m. de ascenso), afrontando el tramo más duro del día. Hay que remontar a pie bastantes metros de desnivel por sendero de montaña por la Croix de l´Arolley hasta el Plan de Nivolet (1,60 Km. y 325 m. de ascenso). Pont es el punto de acceso al refugio Refugio Vittorio Emanuele para ascender al Gran Paradiso, uno de los cuatromiles más fáciles.

Gran Paradiso desde Croix de l´Arolley

Detrás del Hotel Gran Paradiso parte el sendero (segnavia 3-3A) que gana altura siguiendo el Doire de Nivolet encajado en un pequeño barranco. Hay dos secciones más duras (el principio entre bosque y los últimos metros desde una cascada hasta la cruz) separadas por un pequeño rellano, tramos en los que el camino se empina, con mucha piedra y escalones que obligan a echarse la bici a la espalda. Buena vista de las cumbres de Gran Paradiso desde la Croix de l´Arolley.

Plan de Nivolet y La Grivola


Disminuye la pendiente y el camino mejora entrando en el Plan de Nivolet, aunque hay algún resalte que hay que superar a pie. Se inicia un tramo ciclable bellísimo por sendero en el fondo del llano con algunos puentes de madera. Un zorro despistado se cruza tranquilamente en mi camino mirándome con indiferencia. Lo bueno termina pronto. Llegando a las ruinas de Nivolet el camino se empina y empeora. Son muchos kilómetros y metros de subida por lo que echo pie a tierra para conectar con la pista asfaltada que da acceso al refugio Savoia. Un grupo de senderistas italianos, tras la sorpresa, me dedican palabras de ánimo. Ya sólo queda una última rampa hasta del Refugio Chivasso.

Laghi del Nivolet. Refugios de Chivasso y Savoia

El Refugio Città di Chivasso (Media pensión 44 €. Ducha 4 € que no podré disfrutar al estar estropeada) será uno de los alojamientos más "particulares" de toda la Alpi Bike. La mejor cena de todos los refugios: pasta -debí pedir la minestrone-, salchichas con carne y acompañamiento, pan de nueces artesano y compota casera con ciruelas. Cuenta con una sala común acogedora - con una estufa de hierro pintada de verde- y una biblioteca de montaña de las más completas que yo he visto. Y sobretodo la filosofía montañera que impregna todo y ejemplarizada  por el "capo" del refugio (luchador por mantener la "esencia" de los refugios frente a la mercantilización de la montaña). Despues de la cena nos reune para comentar los planes de mañana en función de la previsión meteorológica. Su recomendación: parar en Locana.

Refugio Città di Chivasso

La previsión de mal tiempo ha hecho que esté prácticamente vacío, compartiré refugio sólo con una pareja de montañeros italianos. Será el segundo encuentro afortunado, con los que compartiré charla durante la cena (él habla bastante bien castellano). Hace unos años realizaron la Alta Vía 1 y conocen la dificultad de los pasos (Turlo, Salati, Betafforca, Nana y Malatra). Yo, con poca gente con la que poder conversar, agradezco la conversación. Siento no recordar sus nombres pero desde aquí les envío un abrazo muy fuerte. 

31 Refugio Chivasso-Pessinetto (03/08/2009).

Dist. 78,94 Km.; Asc. 1.654 m.; T. Tot. 10:29; T. Mov. 6:59

Entramos en la provincia de Turín en el Piamonte. Se abandona el Valle de Aosta por el Colle del Nivolet para descender por el Valle dell´Orco, en el límite del Parco Nacionale Gran Paradiso, por Ceresole Reale hasta Locana. De aquí  se cruza de la cuenca de Locana a la de Lanzo, atravesando el Colle di Perascritta, cerca de la CimaVacarezza-Angiolino, descendiendo por el Lago di Monastero a Pessinetto en Valli di Lanzo.

Una de las etapas más duras de toda la Alpi Bike. Cuenta con dos partes bien diferenciadas. La primera muy fácil y cómoda, el largo descenso por carretera desde el Colle del Nivolet hasta Locana. La segunda y más problemática del día, la travesía desde el Valle dell´Orco al Val di Lanzo por el Colle di Perascritta. Desde Piandemma, sendero poco marcado, inciclable con tramos en los que hay que echarse la bici a la espalda, mal señalizado y casi cerrado por la vegetación. Son 8 kilómetros y 1.000 metros de desnivel, para los que empleé cinco horas y media. Afortunadamente el descenso se realiza por pista hasta Pessinetto.

Como ya indicaba la guía de Claudio Coppola, para el paso del Valle dell´Orco al de Lanzo "no existe paso conveniente, la subida es muy larga y hay que empujar la bicicleta casi todo el recorrido". Consideró varías opciones (Colle della Croceta y Colle della Paglia -el utilizado en su travesía del 2005- ) optando finalmente por el Colle di Perascritta para la guía. En mi opinión no es un tramo recomendable para realizar con la bicicleta. Desgraciadamente no hay ninguna opción posible sin dar un gran rodeo por carretera.

Lago Serre y Agnel desde Colle del Nivolet

Amanece nublado y frío pero no llueve. Unos metros de subida para coronar el Colle del Nivolet y disfrutar de la vista de los lagos Serru y Agnel. Se inicia el descenso por carretera SP50 empinado, revirado y muy divertido si no fuera por el frío que entumece todo en cuerpo. Al fondo queda el largo Valle de Ceresole Reale y su gran lago. Cerca de Chiapili terminan las horquillas y el descenso se suaviza para llegar a Villa, en la cabecera del Lago di Ceresole. Dejamos la carretera principal para bordear el lago por su derecha por una pista asfaltada, dejando Ceresole Reale al otro lado.

Valle dell´Orco, al fondo Lago di Ceresole

Al final del lago, junto a la presa, desciende un sendero que tras cruzar el torrente sale de nuevo a la carretera. Nuevo contacto con la Vía Alpina-GTA.  Se continúa por la estatal SS460 durante unos 20 kilómetros siguiendo el Torrente Orco hasta Locana. Algunos tramos, incluida la primera galería, se evitan tomando la antigua carretera antes de llegar a Noasca.

Noasca. Valle dell´Orco

En Locana comienza el complicado ascenso al Colle di Perascritta (13 Km. y 1.550 m. de ascenso). Desde el pueblo y tras cruzar el Orco se toma una carretera local que sube por Fucina y Le Piane hasta Piandemma donde termina el asfalto. Quedan 8 kilómetros y 1.000 metros de desnivel.

Comienzan las dificultades. Según la literatura del pequeño pueblo parte el sendero 506 hasta el collado. Ni rastro de este sendero ni de ningún tipo de señalización. Después de un par de vueltas buscando como seguir, pregunto a unos vecinos que me miran con cierta incredulidad. Parece que hay que continuar por una pista en dirección a una cruz que se ve en lo alto de la loma, y es lo que hago. Al final de la pista, de una granja salen unos perros ladrando ferozmente que me hacen "recular" y buscar otro camino que no encontraré. No se que hacer.

Locana subiendo al Colle di Perascritta

Tras momentos de reflexión y duda decido que no tengo más opciones que continuar por la casa de los perros, que evito dando un rodeo campo a través. Finalmente encuentro un sendero que parece que va en dirección a la cruz. Unas flechas rojas y la traza de sendero, limpiado de vegetación recientemente, me animan a continuar, aunque no estoy seguro de dirigirme al Colle de Perascrita. Llego a la cruz después de un fuerte repecho. Si todo lo anterior no era suficiente se pone a llover. La buena noticia es que me cruzo con los "paisanos" que están arreglando el camino y que me confirman que el sendero que sigo va al Colle.

A partir de aquí mis recuerdos se vuelven un poco vagos. Todo será una pelea por llegar al Collado, buscando no perder la traza de sendero (en un par de ocasiones tuve que desandar el camino), cargando con las bici al no poder arrastrarla, con los pies y la ropa empapados y por momentos metido en la niebla sin ninguna visibilidad. La tensión por la situación y el deseo de salir del "marrón" harán que el tiempo, la lluvia y el cansancio pasen a un segundo plano. Incluso hubo momentos en los que una sonrisa se esbozaba en mi rostro.

Cuando, en algún momento, parecía que ya todo había terminado, volvía a perder el camino o a encontrar una nueva dificultad, hasta que finalmente alcancé el collado después de las cinco horas y media más duras de todo el viaje.

Lago di Monasterio

Un pequeño descanso en el Lago di Monastero y sólo queda bajar entre nubes a Pessinetto. El recorrido sigue la cresta que separa los valles de Tesso y Malone. Las vistas serían magníficas si no estuviera cubierto y no estuviera tan cansado. Pista rápida hasta Menulla. Asfalto hasta Chiaves donde paro a tomar un café. Más carretera en descenso con la única idea de encontrar un lugar donde parar.

A la salida de Pessinetto en dirección a Germagnano premio, Albergo Cá di Spagna (Media Pensión 48 €). Muy buena cena (cumplo el deseo de comer Spaguetti Frutto di Mare). Estoy reventado pero lo he logrado. Mañana será otro día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada