domingo, 3 de julio de 2011

TransCantábrica 06. San Emiliano-Busdongo de Arbás

De los Ubiñas al Puerto de Pajares. Por los Cuatro Valles (Babia, Luna y Bernesga).

Fecha: 16/06/2011.
Dist.: 39,29 Km.; Asc.: 1.529 m.; T. Tot.: 7:26; T. Mov.: 5:40.
Alt. Max.: 1.806 m.; V. Med. Mov.: 7,0 Km/h; IBP.: 143BA.
H. Salida: 8:46; H. Llegada: 16:14.

Descripción. 

Salvo un corto paso por el  Conceyo de Lena (Comarca Montaña Central), todo el día discurre por la vertiente leonesa, recorriendo las comarcas de Babia, Luna y Montaña Central, dentro de los Cuatro Valles. Partiendo de San Emiliano, recorremos la vertiente sur del Macizo de los Ubiñas camino del Puerto de la Cubilla, por el que accedemos a los asturianos Puertos de Ballota.
De vuelta a León, descendemos hacia Caldas de Luna, para desde la entrada al Túnel del Negrón de la AP-66, ascender el Collado de Carrió, al pie de la Sierra del Cueto Negro, donde se sitúa la Estación de Valgrande-Pajares.
Ya en el Alto Bernesga, descendemos el Valle de Viadangos bajo Las Tres Marías, y pisando brevemente el Camino del Salvador, llegamos a Busdongo, al pie del Puerto de Pajares.

Aunque desde San Emiliano la etapa 04 de la guía de Juanjo Alonso nos lleva hasta Casomera, por su dureza (79 kilómetros y 2.510 m. de desnivel acumulado), me decido a acortarla parando en Busdongo de Arbás. Para mañana queda decidir si parar en Casomera (con alojamiento dudoso) o continuar hasta Puebla de Lillo. 

Atención a los cicloturistas que viajen de forma autónoma. Desde San Emiliano hasta Puebla de Lillo hay muy pocos puntos de avituallamiento. Salvo algún bar no encontré ninguna tienda ni supermercado donde poder abastecerse.

Etapa dura, con 1.500 metros de ascenso en 40 kilómetros, más llevadera después de la etapa "asequible" de ayer. Mejora el terreno ya que gran parte se hace por pistas y carriles que facilitan el pedaleo (aunque con rampas muy exigentes), sin embargo también habrá algún tramo de sendero muy duro (los ascensos a la Cruz del Ciego y el Collado de Carrió, y el descenso por el Arroyo Cacabillos).  Los puntos más problemáticos son: la travesía Puertos de Ballota-Cruz del Ciego-Arroyo Cacabillos (veredas pastoriles poco marcadas que pueden ofrecer problemas de orientación en el ascenso y sendero trialero muy difícil en el descenso), y sobre todo, los últimos 250 metros de desnivel hasta el Collado de Carrió (pendientes muy fuertes que hay que superar sin haber camino claro). El último puerto, el Canto de la Tusa, con las fuerzas ya justas puede hacerse muy duro.


Perfil.


Crónica. 

Hoy amanece nublado, lo que se une a las dudas sobre dónde terminaré el día (Casomera queda muy lejos por lo que si encuentro un sitio para dormir pararé antes). Como la etapa es larga madrugo algo más aunque no mucho (abren a las 8:30 para que desayune el grupo de geólogos ingleses).

Salimos de San Emiliano, ya en ascenso, para afrontar el primer puerto del día, el Puerto de la Cubilla o Alto del Palo (9,4 Km. y 490 m. de ascenso). Al principio por carretera hasta Pinos, el resto por la pista de montaña que recorre el Barranco de la Alcantarilla. El firme algo pedregoso pero se sube bien, con la pendiente cómoda, aunque a medida que el barranco se estrecha, hay algún tramo donde la pendiente se endurece bastante.

Pinos. Barranco de Alcantarilla

Un último repecho para llegar a Casa Mieres y conectar con la carretera, que sobre los prados ganaderos del Alto del Palo, lleva al Puerto de la Cubilla. Nubes amenazantes entran desde el norte ocultando el profundo Valle de Huerna, donde se asientan las aldeas de Tuiza y punto de partida para el ascenso a Peña Ubiña desde la vertiente asturiana. Desde el puerto parten los PR AS 93 Ruta de los Puertos de Ballota y PR AS 75 Ruta de los confines de Lena, con los que coincidiremos en algunos momentos.

Campas del Alto del Palo

En el Puerto de la Cubilla, sin ver "tres en un burro", y con un tramo por delante de difícil orientación, me planteo tomar la variante cicloturista recomendada, que desciende por el Valle de Huerna para reincorporarse al trazado principal en Cruz de Fuentes. Pero tomándola me perdería el tramo por la Vía romana de la Carisa que tenía muchas ganas de hacer (ya preparé un intento de hacerla integrada dentro del Camino del Salvador), así que, después de un momento de duda, confiándome al gps continúo por la ruta principal.

En el Puerto de la Cubilla

Tomamos la pista que continúa de frente hacia los Puertos de la Ballota, cruzando la portilla que marca el límite entre León y Asturias. Con la única referencia del gps (no veo las marcas blancas y amarillas del PR AS 93 que servirían de referencia), abandono la pista siguiendo las rodadas que cruzan las praderías en descenso. Al descender, la niebla es menos densa y consigo distinguir la brecha por la que se asciende al Muñón del Agua. La pendiente y el firme herboso me obligan a empujar, acabando con los pies empapados por los charcos y la hierba alta mojada.

Después de cruzar el collado Muñón del Agua, de regreso a León, continuamos a media ladera por la cabecera del Valle del Arroyo de las Rozas. Poco más tarde, momento de duda, a la búsqueda de la vereda que asciende al Collado de la Cruz del Ciego (1,2 Km. y 130 m. de ascenso). Por fin, localizo una senda más o menos clara, y emprendo la dura subida, que haré íntegramente a pie.

Bajando el Barranco del Arroyo Cacabillos

Al llegar al collado parece que está aclarando un poco el tiempo, y puedo distinguir la bajada al nacimiento del Arroyo Cacabillos. Este se realiza buscando el mejor paso por prados escalonados (los más atrevidos pueden intentar bajar sobre la bici) hasta la cercanía de la Collada Fasgal, donde conectamos con el sendero que desciende por el Arroyo Cacabillos.


Collado de Cruz del Ciego

Analizando a la vuelta en casa la descripción de la guía y mi track, me he dado cuenta de que no he seguido el mismo recorrido. Desde el Muñón del Agua, la ruta sigue el trazado del PR AS 75, que bordea por el sur el cerro Cruz del Ciego para salir al Arroyo Cacabillos por el Collado del Cubil. El PR continúa hacia la Collada de Barrandal y la travesía Pico Negron-Cueto Negro-Estación de Valgrande.

El firme del sendero es, en palabras de Juanjo Alonso, "una combinación de pastos alpinos, brezos y escalones de rocas que aportan dificultad técnica, diversión y entretenimiento". Para mí, salvo el principio donde predominan los prados, cuando se estrecha el barranco es un verdadero pedregal inciclable muy incómodo de bajar. Hay que estar muy fuerte y tener mucho control para intentar bajar pedaleando. Pero para gustos colores.
Baranco Cacabillos

El suplicio termina por fin, cuando cruzamos el Arroyo Cacabillos y enganchamos la pista que sigue el valle, bordeando un par de barrancos con algún repecho, hasta el rápido descenso hasta la Autopista A-66 junto al Túnel del Negrón. Desde la pista tenemos una magnífica panorámica del Valle de Carrió, nuestro próximo destino. Queda muy cerca Caldas de Luna donde podemos encontrar alojamiento en caso de necesidad.

Valle de Carrió bajando al Tunel del Negrón

En la boca del Túnel del Negrón comienza el segundo y más duro ascenso del día, el Collado de Carrió (4,6 Km. y 520 m. de ascenso). Gran parte de la subida se hace por pista, con buen firme pero pendientes muy exigentes (media del 12 % y máxima cercana al 20 %), sin embargo lo más complicado lo vamos a encontrar para llegar al collado.

Subiendo al Collado de Carrió

El camino agrario termina a menos de un kilómetro del mismo, pero nos separan casi 200 metros de desnivel. El mayor problema es que no se ve ningún camino o vereda clara por el que continuar. Me decido tirando de frente,  y aprovechando algunos pequeños escalones con zonas libres de matorral, consigo ir avanzando. La pendiente hace complicado empujar la bicicleta por lo que hay que echarse la bici al hombro muchos tramos. Ya muy cerca del collado, una pequeña barranquera imposible de cruzar me corta el paso y acabo en un callejón sin salida. Para solucionarlo, con mucho esfuerzo y peleando con los arbustos, consigo remontar hasta una zona más abierta (hay señales de un antiguo incendio) donde conecto con una vereda,  por la que ya sin dificultad alcanzo el puerto. Posiblemente, aunque se dé más rodeo, conviene evitar el fondo del barranco, buscando pendientes más suaves por la solana del valle.

Valle de Carrió desde el collado

El descenso es algo más fácil. Lo más importante es estar muy atento para encontrar el camino que conecta con la Collada Gistreo. Yo los primeros metros los hice por el fondo del barranco, aprovechando el terreno abierto, hasta localizar una senda abierta por el ganado, que continua por la ladera a la izquierda del arroyo, y que conduce a un pequeño collado. Ni que decir tiene que hasta aquí es tremendamente complicado hacerlo en bicicleta. Solo queda bordear el Alto de Cabachonal para descender por un carril poco usado que desciende a la Collada.

Tres Marias y Collada Gistreo desde el Collado de Carrió

El sentimiento de tranquilidad, por no decir de alegría, al terminar un tramo tan duro y complicado es tremendo. Más aún cuando lo que queda por delante es cuesta. Liberado de la concentración y tensión, ya puedo disfrutar del paisaje que me rodea: a la derecha las impresionantes agujas de las Tres Marías; y a la izquierda el Valle de Viadangos, encajado entre la Sierra del Cueto Negro y la Sierra de Chagos. Las nubes que entran amenazadoras desde el norte, ocultan las instalaciones del Cueto Negro, a donde ascienden varios de los remontes de la estación de esquí de Valgrande-Pajares.

Valle de Viadangos

El descenso hasta Viadangos de Arbás termina pronto. En Viadangos hay una Casa Rural La Venta de Arbás, pero no encontré un bar donde tomarme algo. Decidido a parar en Busdongo, si encuentro un sitio, me preparo a afrontar el último ascenso hasta el Canto de la Tusa (2,9 Km. y 260 m. de ascenso). Con las fuerzas al límite, este último ascenso lo haré prácticamente completo a pie. La pista-carril cuenta con dos rampas duras (entre el 10 % y el 15 %) separadas por un corto descanso, y al final se convierte en unas rodadas, ocultas ahora por la hierba.

Tres Marías desde Viadangos

En el collado me encuentro con un peregrino que sigue el Camino del Salvador, con el que coincide brevemente la Transcantábrica, a su paso desde Poladura de Tercia hacia el Puerto de Pajares. Abajo, en el fondo del Valle de Bernesga, ya se divisa Busdongo de Arbás. Siguiendo el sendero señalizado con las flechas amarillas durante unos 500 metros, llegamos a la pista que descienda a Busdongo de Arbás, mi final de etapa ya que afortunadamente encuentro sitio para alojarme.

Busdongo desde el Canto de la Tusa

Alojamiento: Centro de Turismo Rural Puerta de Asturias. 35,50 Media pensión. Buen precio, habitación sencilla pero cómoda, cena casera y abundante, y sobre todo trato muy amable. Aunque vivió momentos mejores, sigue siendo una opción muy recomendable. Desde aquí un saludo para Miguel Ángel. Muchas gracias por seguir luchando y mucha suerte.
Recomendación para peregrinos: Busdongo no está situado en el Camino del Salvador marcado por con flechas amarillas, pero está muy cerca, siendo una buena alternativa a Santa María de Arbas que no cuenta con ningún tipo de servicio. Punto de partida del GR 100.1 Vía romana de La Carisa, variante muy interesante que evita el Puerto de Pajares. Busdongo cuenta con algún otro bar-restaurante y una panadería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada