miércoles, 2 de marzo de 2011

TransMurciana 05. Águilas-Lorca

Del mar Mediterráneo, por el Bajo Guadalentín, a Lorca, la ciudad del Sol.

Fecha: 05/02/2011. 
Dist.: 51,49 Km.; Asc.: 498 m.; T. Tot.: 4:47; T. Mov.: 4:01.
Alt. Max.: 344 m.; V. Med. Mov.: 12,6 Km/h; IBP.: 40AC.
H. Salida: 8:55; H. Llegada: 13:42.

Descripción.

Hoy abandonamos definitivamente la compañía del mar. Después de unos pocos kilómetros por las playas de Águilas y Calarreona, en el límite provincial de Almería nos dirigimos al interior siguiendo la Rambla de los Arejos. Tras coronar el Puerto del Carril descendemos a Pozo de la Higuera, para recorrer el impresionante valle que se forma entre las Sierras de En medio y de la Almenara, por los extensos cultivos del Campo de Lorca, regados con el agua del río Guadalentín. Todo el recorrido de hoy sigue el Camino del Alto Guadalentín-GR 253 y hasta el límite provincial el GR 92.

Un último vistazo a la costa para cambiar su paisaje, por las ramblas arenosas y sierras peladas, con invernaderos y campos de labor intercalados. Una vez cruzada la Sierra de la Carrasquilla, la vasta extensión de cultivos de regadío y canales de riego de los Campos de Lorca será nuestra compañera.

Etapa sencilla y tranquila, más bien rodadora, con un kilometraje aceptable (unos 60 Km.) y sin mucho desnivel (700 m. de ascenso), con los primeros 20 kilómetros en ascenso suave y el resto bastante llano. La única dificultad del día serán los largos tramos arenosos de la Rambla de los Arejos, que endurecen mucho el pedaleo.


Desde la pensión, recupero el trazado de la TransMurciana en la Playa de Poniente para seguir el paseo marítimo de Águilas hasta la Rambla de Cañarete. En la Urbanización Casica Verde enlazamos con las pistas y senderos que dan acceso a las playas (Matalentisco, Cocón y Cala Mijo). Siguiendo el GR 92, como el día anterior, es un continuo sube y baja a las calas, con tramos intercalados de pista buena y de sendero pedregoso con fuertes pendientes, que pueden obligarnos a echar el pie a tierra. Sólo se ve interrumpido al paso de Calarreona que se hace por la carretera N-332-3. El pedaleo se hace más fácil a partir de la Playa de la Higuerica, donde comienza el Paisaje protegido Cuatro Calas.

Playa de la Higuera y Cabo Cope

Pasada la Punta Parda, desde la Playa de las Palmeras junto a las ruinas del Cortijo de Cala Taray, parte la Rambla de los Arejos que nos llevará al interior abandonando definitivamente el mar. La Rambla va ganando altura casi imperceptiblemente, entre cultivos, bajo el Cabezo de la Serrata a nuestra derecha, y con el Cabezo Colorado al frente. El firme arenoso va a poner a prueba nuestra fuerza y paciencia. Aunque una parte se hace por caminos agrarios, con buen firme o asfaltados fuera de la rambla, hay largos tramos en los que se circula por el mismo cauce, y es un verdadero arenal. Con el plato pequeño y el piñón grande, y aun así cuesta avanzar.

Sierra de la Carrasquilla por la Rambla de los Arejos

Cerca de las Lomas, abandonamos la rambla (los últimos se pierde un poco el sendero y encontramos tramos con firme rocoso), para salir a la carretera D-24 (muy poco tráfico) y ascender al Puerto del Carril y descender a Pozo de la Higuera entre plantaciones de pomelos.

A la entrada de Pozo de la Higuera se puede enlazar con la pista que recorre el lecho de la Rambla de los Charcones, aunque yo entro en el pueblo para tomar algo (no encuentro el bar que debe estar en la carretera dirección Almería) y sigo unos metros por la AL-620 (algo de tráfico) para enlazar con la rambla un poco más adelante.

Pozo de la Higuera al fondo la Sierra de Enmedio

El tranquilo paseo por la Rambla de los Charcones termina en La Escarihuela, donde la pista, convertida en sendero, entra en el pueblo. Cruzamos el cauce de la rambla por la misma AL-620, que se puede seguir hasta Cuesta de la Escarihuela, aunque se evita el asfalto por pista pasando por una nave en Los Navarros.

Superado en Cuesta de la Escarihuela el Alto de la Cuesta, último repecho algo más duro, por delante la gran extensión de cultivos de Campo de Lorca prácticamente plana. Todavía lejos ya se ve sobresalir el castillo de Lorca, hacia el que enfilamos. Va a ser una sucesión de caminos agrarios, entre cultivos de regadío, acequias y canales de riego (cruzamos por dos veces el Canal de la Margen derecha del Trasvase Tajo Segura), y a medida que nos acercamos a Lorca numerosas casas residenciales. La pista se convierte en asfalto brevemente en Ceferino (cuenta con un bar) y definitivamente en Casas del Jurado, donde conectamos con el Camino Real de la Vera que nos lleva a Lorca.

Cuando iba a empezar a callejear buscando la pensión, me la encuentro casi por casualidad justo a mi lado. Casi me la paso. Después de una merecida ducha y de comer, toca tarde de paseo. Desgraciadamente ya no me dará tiempo a subir al castillo, pero Lorca bien merece una visita tranquila.

Iglesia de San Patricio. Lorca

No puedo dejar de agradecer a Rosana, la persona que me atendió en la Oficina de Turismo de Lorca, su gran ayuda para organizar los alojamientos para los siguientes días. Era algo que me preocupaba mucho y lo dejé prácticamente resuelto. De Lorca a Caravaca hay pocas opciones de alojamiento tipo hostal-hotel, y en su mayoría son casas rurales (difíciles de localizar y caras para una persona sola). Busco en Internet y llamó por teléfono para confirmar los alojamientos.

Castillo de Lorca

Alojamiento: Pensión 2* del Carmen. 18 €. Muy céntrica, las otras dos opciones están más lejos del centro al otro lado del Guadalentín. Habitación sencilla y algo estrecha pero con buen precio.

Otros alojamientos:
- Calarreona: Albergue Juvenil Calarreona (a 5,2 Km. de Águilas por la TransMurciana).
- Lorca: Pensión 2* Casa Juan y Hotel 1* Félix.

Oficinas de Turismo:
- Lorca: C/ López Gisbert. Palacio Guevara, s/n. www.lorcaturismo.es


TransMurciana “a la carta”:
- Punto de acceso a la TransMurciana desde Andalucía (Almería). En la Playa de las Palmeras conecta el  GR 92 que sigue toda la costa mediterránea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada