miércoles, 29 de junio de 2011

TransCantábrica 03. Cerredo-Genestoso

Por las Fuentes del Narcea. Cueto de Arbás, Valles de Naviego y Cibea.

Fecha: 13/06/2011.
Dist.: 32,66 Km.; Asc.: 1.235 m.; T. Tot.: 5:49; T. Mov.: 3:53.
Alt. Max.: 1.505 m.; V. Med. Mov.: 8,6 Km/h; IBP.: 100BA.
H. Salida: 9:17; H. Llegada: 15:16.

Descripción. 

Segundo día por el asturiano Parque Natural de las Fuentes del Narcea Degaña e Ibias, salvo un breve paso por el Valle de Laciana en León. Dejamos el Valle de Ibias al cruzar el Puerto de Cerredo, puerta de entrada al Valle de Laciana. Tras cruzar la Vega del Palo, volvemos a la comarca de Narcea, para recorrer el Valle de Naviego, bajo el Cueto de Arbás y el Puerto de Leitariegos. Superada la Sierra Subrebranas accedemos al Valle de Cibea para finalizar en Genestoso, al pie de El Cabril, ya en los límites del Parque Natural de Somiedo.

Cubre la primera parte de la etapa 02 Cerredo-Valle de Lago de la guía Desnivel. Sus muchos kilómetros de senderos de montaña junto con 62,1 Km. y 2.620 m. de desnivel acumulado, la hacen una de las más complicadas de todo el recorrido. La guía recomienda como hora límite para salir de Genestoso las 12 de la mañana, con unas seis horas de buena luz, para llegar a Valle de Lago. En mi opinión son muy pocas las personas que serían capaces de completarla en un sólo día. Y yo no soy una de ellas. Por este motivo, sobre la marcha, decidí parar en Genestoso.

Atención a los cicloturistas que viajen de forma autónoma. Desde Cerredo hasta San Emiliano hay muy pocos puntos de avituallamiento. Salvo algún bar no encontré ninguna tienda ni supermercado donde poder abastecerse.

Etapa dura con pocos kilómetros, algo más de 30, pero 1.200 metros de ascenso acumulado. Gran parte del recorrido transita por carriles en no muy buen estado con algún tramo de sendero, salvo dos tramos largos que son por carretera, los primeros kilómetros hasta el Puerto de Cerredo y los últimos desde Sonande a Genestoso. En cuanto al perfil: dos ascensos largos por carretera (al Puerto de Cerredo y a Genestoso) con pendientes aceptables (entre el 6 y 8 %); un ascenso corto por carril (de Villar de Arbas a Brañas de Arriba; y el más duro ascenso por carril-sendero a Valdecuelabre con firme algo trialero en el que puede tocar empujar. El cansancio acumulado de los días anteriores hará acto de presencia.

TransCantábrica 03. Cerredo-Genestoso at EveryTrail

Perfil.


Crónica.

De nuevo la hora de salida viene determinada por la apertura del bar para poder desayunar, aunque me ofrecieron la posibilidad de levantarme antes. No suelo madrugar, cosa que hoy sí me vendría muy bien. Llegar a Valle de Lago se plantea realmente difícil. Con la idea de intentarlo me decido por evitar el primer tramo de sendero siguiendo el GR 203 y subir al Puerto de Cerredo (7 Km. y 450 m. de ascenso) por la carretera AS-15 (algo de tráfico pero no problemático).

Valle de Ibias

En el Puerto de Cerredo comienza la variante cicloturista recomendada (sigue el Valle de Laciana por Villablino para después de subir el Puerto de Somiedo reengancharse cerca de La Peral), que evita los tramos más complicados (el sendero de acceso a Valdecuelabre y sobre todo los muchos kilómetros de sendero entre Tres Lagunas y Enfestiella) entre Cerredo y Valle de Lago. El itinerario principal continúa tomando una pista minera que nos pone al pie un pequeño collado que da acceso a la Vega del Palo. Aquí hay que echar el pie a tierra durante unos 200 metros, para remontar empujando la bici por sendero.

Puerto de Cerredo

Desde el collado descendemos por un carril que, después de cruzar la pista de la mina La Escondida (en este punto abandonamos definitivamente el GR 203 Por donde camina el oso, que se dirige hacia el Puerto de Leitariegos), desciende a la Vega del Palo.

Vega del Palo

Hago un inciso para comentar la forma en que me planteo los tramos como sendas trialeras, tanto en descenso como en ascenso, y rampas con fuertes porcentajes de subida. Un recorrido en solitario de varios días con alforjas no se puede afrontar como una ruta de un día más deportiva. Dos aspectos marcan el planteamiento: la seguridad, tanto la propia como la mecánica (romperte la crisma o la bicicleta en un descenso trialero en un paraje solitario no es una buena opción), y el desgaste físico (no te puedes permitir "reventarte" en una rampa de 50 metros con muchos kilómetros y días por delante). Teniendo en cuenta esto echar pie a tierra es muchas veces la mejor opción. Puede que esto me haga hacer más kilómetros andando de lo que sería necesario pero me permite afrontar itinerarios que de otra forma me sería imposible de hacer.

Después de vadear el arroyo, uno de los tramos más duros del día. Aunque la dirección es muy clara, me cuesta encontrar el carril que hay que seguir, oculto entre los piornos. El primer repecho del sendero es lo más complicado, por la pendiente y el firme me toca empujar,  pero al salir al Boucín del Gargantal el ascenso se suaviza y se pueden dar algunas pedaladas. Superado el Collado de las Llamas de Boucín, por una vereda de vacas, llegamos al Campo de Valdecuelabre. Frente a nosotros la imponente figura del Cueto de Arbás, cumbre más alta de la comarca, que se asciende siguiendo el SL AS 20 Cueto de Arbas desde el Puerto de Leitariegos.

Cueto de Arbás y Campa de Valdecuélabre
Bajamos a la cabaña de Valdecuelabre, refugio abierto en perfecto estado en un lugar impresionante, donde comienza el carril que desciende hacia las Brañas de Villar de Arbás por el Barranco de Valdecuelabre. A nuestra altura, al otro lado del valle se puede distinguir Brañas de Arriba, nuestro próximo destino. El descenso es brutal (con varias horquillas de firme hormigonado descendemos casi 200 metros en menos de un kilómetro, la pendiente media es de un 20 %) introduciéndonos en el estrecho barranco. Dejamos a la izquierda el desvío que lleva a las brañas para continuar por una pista que bordea en ascenso el Arroyo de las Eras para llegar a Brañas de Arriba (1,8 Km. y 150 m. de ascenso). Por delante un largo descenso para disfrutar hasta Sorrodiles.

Brañas de Arriba por el Barranco de Valdecuélabre

Desde Brañas de Arriba tomamos un carril, antiguo Camino Real (parte del SL AS 19 Ruta del Puerto de Leitariegos), que desciende por el Valle de Naviegu, a media ladera bajo la carretera del Puerto de Leitariegos . Aunque en algún tramo parece cerrarse por la vegetación, es perfectamente ciclable y ofrece bellas panorámicas del valle y de los barrancos que descienden el Cueto de Arbás. Para no perdérselo.

Cueto de Arbas
 El carril conecta, en una de las horquillas, con la carretera AS-213, por donde llegamos a La Chabola. Tomamos el desvío hacia Vallao por la carretera CN-8 que lleva a Sonande y Sorrodiles de Cibea, pero a los pocos metros dejamos el asfalto para seguir un carril señalizado con las marcas blancas y amarillas del PR AS 112 Valle de Cibea. Dejamos el Valle de Naviegu para entrar en el Valle de Cibea.

Hay que estar atento, ya que después de algo más de un kilómetro, hay que tomar una pequeña senda a la izquierda que desciende a la Braña Linde la Oveja, conectando con la pista que baja a Sonande por el valle de la Serrantina.

Vallao, Sonande y Sorrodiles de Cibea

En Sonande tomo la decisión que venía barruntando todo el día. Es la una del mediodía por lo que llegar a Valle de Lago me será completamente imposible, teniendo que parar en Genestoso. Echando un cigarro a la sombra de una panera entablo aparece una señora muy simpática (me aclara la inscripción de la panera bajo la que me encuentro "Construido en la memoria de Don Fernando VII Año 1873". Al final acabaré charlando con toda la familia (el marido minero durante más de 30 años, su hermano con una empresa de frutas en Mercamadrid y la abuela oriunda de Villar de Vildas -brañas muy conocidas que se encuentran en el  Parque Natural de Somiedo- con casi 90 años y fresca como una rosa). Me explican que la diferencia entre panera y horreo es la balconada que luce la primera. Nos despedimos y continúo por la carretera hasta Sorrodiles de Cibea (hay un Bar-pensión, El Gurugú).

Valle de Cibea

Un poco más abajo de Sorrodiles se conecta con la carretera CN-4 que lleva a Genestoso, aunque se puede tomar un atajo, con un buen rampón, por Villarino de Cibea. Quedan 5,4 kilómetros y 530 m. de ascenso hasta Genestoso que se me harán realmente duros, a la búsqueda de un lugar donde alojarme, cosa que no tengo tan claro. Afortunadamente en el hotel podré alojarme y cenar.

Alojamiento: Hotel Rural Genestoso. 45,50 € Media Pensión. Muy recomendable. No tengo palabras de agradecimiento. Un lugar encantador, trato familiar, la comida casera y abundante, y un lujo de habitación, en fin un 10. Todo un "alojamiento con encanto".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada