viernes, 31 de diciembre de 2010

Vía Francigena. Crónica II. La Toscana. Siena y Lucca.

SAN QUIRICO-LUCCA.


4. San Quirico d´Orcia-Siena (15/06/2010).

Dist. 47,26 Km.; Asc. 541 m.; T. Tot. 6:34; T. Mov. 3:34; IBP. 53AC. 

Hoy al final del día me espera uno de los lugares que más ganas tenía de visitar, Siena, una de las “capitales de la Toscana y lugar de visita imprescindible. Eso, junto el bello paisaje toscano -Val d´Orcia y Crete Senese-, harán de este día uno de los más bonitos del viaje. Desgraciadamente el tiempo empieza a estropearse con algo de lluvia. El agua no será lo peor, sino sus consecuencias. La maleza empapada en los senderos y el barro en algunas pistas harán que el día sea duro.

La salida de San Quirico se hace por carretera sin tráfico, siguiendo la SP137-Vecchia Cassia que evita la SS2, en descenso –salvo un corto tramo para ascender desde el Torrente Tuomo a Podere S. Giuseppe- hasta Torrenieri. Paisaje ondulado de vides, olivos y campos de cereal dominado por Montalcino.

Montalcino desde la Via Cassia

Tras cruzar Torrenieri, debido a que el tiempo está un poco inestable continúo por la estatal SS2 (precaución ya que tiene tráfico y en algunos momentos es estrecha) hasta Buonconvento. Sigo las indicaciones de la guía de la Via Francigena de Monica D´Atti, aunque existe la posibilidad de evitar la carretera por camino siguiendo el itinerario balizado por el Ministerio que pasa por Altesino.

En Buonconvento merece la pena desviarse unos metros para visitar el casco histórico, donde se conserva el Palazzo Pretorio y una de las antiguas puertas de la ciudad (del siglo XII, la Porta Senese -al norte, dirección Siena- y Porta Romana –al sur, destruida por los alemanes en retirada en 1944- ). A la salida, la ruta coincide con la señalización de la ruta en bici La Eroica, para abandonarla siguiendo paralelos a la vía férrea en dirección a Ponte d´Arbia y Quinciano. Es un tramo difícil y bastante incómodo (en algunos casos es necesario ir a pie) ya que la pista y el sendero, con poco uso y prácticamente abandonados está ocupado por la vegetación. Sólo confirma que se va en la buena dirección la señalización y la pequeña vereda por el paso de los peregrinos. La lluvia recién caída que cubre la hierba acaba empapándome. El resto del día tendré los pies mojados.

Sendero llegando a Quinciano

Llegando a Quinciano comienza a llover obligándome a protegerme durante un rato bajo un techado. Cuando amaina decido continuar llevándome el primer susto del viaje. La fina lluvia ha empapado la pista y al salir a ella, la rueda delantera me patina y caigo al barro. No ha sido nada grave pero acabo hecho un cristo.

Los próximos 5 kilómetros hasta Grancia di Cuna serán un verdadero infierno. El barro margoso hace imposible pedalear, creando una masa pegajosa que atasca las ruedas y la cadena. Y empujar no es mucho más fácil con unos zuecos de barro en lugar de zapatillas. Existe la escapatoria de bajar a Monteroni d´Arbia y continuar por carretera, pero yo no abandono tan fácilmente. Sin barro debe ser uno de los tramos más “disfrutones” del día.

Grancia di Cuna

Grancia di Cuna es mi salvación. Acaba el barrizal y en una fuente puedo quitar gran parte del barro de la bicicleta, pudiendo así continuar pedaleando. Siena ya aparece en el horizonte.

Nuevo punto conflictivo con la señalización en Isola d´Arbia. La señalización oficial (rojo y blanco evita Isola para llegar a Borgo Vecchio por el Colle Malamerenda. Yo sigo las flechas amarillas que entran en Isola d´Arbia para visitar la Iglesia de San Ilario. A la salida las flechas llevan a un gran campo de trigo en la vega del Fiume Arbia. No tiene muy buena pinta ya que hay que empujar la bicicleta entre dos campos y a los  500 metros decido volver atrás, al no ver clara la salida, y seguir las indicaciones de la guía. Desde Isola una pequeña carretera lleva a un apeadero de tren junto a un área industrial, donde vuelvo a encontrar alguna señal antigua. Otro callejón sin salida ya que después de dar varias vueltas por el polígono acabo de nuevo en la estación. Finalmente la única opción se continuar durante unos 600 metros siguiendo la vía del tren (mucho cuidado ya que hay poco espacio) hasta un paso a nivel abandonado donde reencuentro la señalización. Una pista cubierta de vegetación asciende a Borgo Vecchio, fin de las dificultades.

Llegando a Siena

Los últimos kilómetros son por la Strada di Certosa (carretera local sin tráfico) para entrar en Siena por la Porta Romana. Gracias a la recomendación del peregrino francés me dirijo directamente a la Carità di S. Vicenzo (en la Piazza S. Girolamo, entrando a la ciudad a unos 600 metros de la Porta Romana), aunque también es posible alojarse en el Albergue Juvenil (peor situado a 2,2 kilómetros saliendo de Siena por la Porta Camollia).  Me recibe sor Ginetta, toda atareada que se desvive por todos los que llegamos. Por cómo me mira debo tener un aspecto terrible, con la bici y la ropa llena de barro, después de la caída cerca de Monteroni.

Piazza del Campo. Siena

Aunque el día ha sido muy intenso y lleno de vicisitudes, he llegado pronto a Siena para poder dedicar la tarde a la visita. Quién no ha deseado contemplar  “in situ” la famosa Piazza del Campo o maravillarse con la imponente catedral de Siena, el Duomo.

Duomo de Siena

Por la noche regreso pronto al albergue, ya que se pone a llover, para cenar y poder descansar. Empiezo a adaptarme a los horarios de peregrino, que obligan a recogerse pronto. Emocionado y agradecido me despido de sor Ginetta, prometiéndole que si llego a Santiago rogaré a Santiago por la recuperación un familiar enfermo. Su bondad será uno de los recuerdos que me acompañaran este viaje y durante toda la vida.

Alojamiento: Suore della Carità di S. Vincenzo, Piazza S. Girolamo, suor Ginetta, telf. 0577-21.271. OP. Se encuentra a la entrada de Siena, a 600 m. de la Porta Romana. Las monjas tienen un comedor social y ofrecen acogida a los peregrinos (dormitorio con literas, baño, es posible comer y cenar –cuando han terminado de atender al resto de las personas-). Fueron muy amables conmigo, permitiéndome cenar y desayunar. Fue uno de los lugares donde encontré más peregrinos, unos 10. Muy recomendable. 

Hospitalidad peregrina.

- Torrenieri: Paroquia de S. María Maddalena, don Sergio Soldini, telf. 0577-83-41-38. Casa de Hospitalidad con camas, 25 €.
- Buonconvento: Parroquia de S. Pietro e Paolo, telf. 0577-80.60.89. OP.
- Ponte D´Arbia: Centro Cresti, sra. Patrizia Lotti, telf.  0577-37.00.96. OP.
Siena.
- Siena: Ostello Gioventu, via Fiorentina 89 (saliendo de siena 2,2 Km. después de la Porta Camollia). 0577-52.212. 13,52 €.

Otros alojamientos.

- Monteroni d´Arbia: Albergo Bella Napoli.

Puntos de Interés.

- Torrenieri. La Turreiner, XIII submansio del itinerario de Sigerico.
- Buonconvento. Circundada por murallas del siglo XIV con dos puertas: Porta Senese (en el lado norte, entrando desde Siena) y Porta Romana (en el lado sur, entrando desde Roma, destruida en 1944 por los alemanes en retirada). Nombrada por primera vez en un documento de 1191, donde Filippo Augusto rey de Francia recuerda haber hecho una parada, en su camino por la Via Francigena a la vuelta de las Cruzadas.
- Pieve di Piana. Antigua iglesia parroquia con claustro. Situada en un lugar seguro por su difícil acceso, en los siglos XIII y XIV fue fortificada y el obispo de Siena vivio alli durante los "tiempos de revueltas civiles".
- Quinciano. Iglesia de San Albano. En el siglo XIV pertenece a la familia Tolomei de Siena.
- Grancia di Cuna. Granja fortificada perteneciente al Spedale della Scala di Siena.
- Isola d´Arbia. Iglesia de San Ilario, santo muy venerado en Francia, con fachada decorada con incrustaciones de mármol blanco y serpentino verde.
- Colle Malamerenda. Grupo de casas que fue hospital con iglesia. Se dice que el nombre deriva de una comida ("merenda") desafortunada realizada en una taberna cercana por dos familias sienesas (Salimbeni y Tolomei) que desembocó en una cruel masacre.
- Siena. El centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1995. Destaca: la Catedral (del siglo XII, ejemplo representativo del gótico italiano) y la Piazza del Campo (con forma de abanico, donde se encuentra el Palazzo Publico con su famoso campanile, y donde se realiza la conocida carrera de caballos el Palio delle contrade).

5. Siena-San Gimignano (16/06/2010).

Dist. 38,59 Km.; Asc. 465 m.; T. Tot. 5:11; T. Mov. 2:57; IBP. 49AC.

Por delante un día corto por el Val d´Elsa. No puedo evitar la tentación de parar en San Gimignano, otro de los lugares más emblemáticos de la Toscana por su impresionante “skyline”. Además queda la duda de cómo encontraré los caminos por las recientes lluvias tras el mal recuerdo de ayer.

Salgo de Siena por la Via Cassia Nord-Sr2  (siguiendo la señalización del Ministerio de Cultura se pude evitar la estatal saliendo por la Porta Camollia) hasta San Martino, donde se toma la Strada de Pian del Lago-Sp101. Poco más tarde la Vía Francigena conduce a Villa por pista. Desgraciadamente el camino está cortado por el ejército, que parece que está haciendo maniobras, por lo que me veo obligado a retornar a la provincial que lleva a Monteriggioni. Me quedo sin ver Cerbaia (antiguo burgo medieval) y el Castello della Chiocciola.

Llegando a Monteriggioni

A dos kilómetros las marcas abandonan el asfalto para, pasando cerca de Bracciano, llegar a las cercanías de Monteriggioni por una bonita pista entre bosque y algún tramo de sendero. Aunque no es necesario desviarse, se puede continuar recto hasta Abbadia Isola, visitar Monteriggioni bien merece un corto rodeo.

Mi debilidad siempre han sido los pueblos con castillo y este es “de libro”. Todo el pueblo está rodeado por la muralla perfectamente conservada. Además es posible subir al lienzo para poder contemplar el panorama. Visito también el pequeño pero acogedor albergue de peregrinos con que cuenta Monteriggioni.

Monteriggioni

En Abbadia a Isola de nuevo se presentan dos posibilidades. La señalización roja y blanca del Ministerio evita el asfalto pasando por Strove, Gracciano dell´Elsa, Quartaia y Campiglia, hasta San Gimignano. O las flechas amarillas, tomando la provincial Sp5 (tráfico moderado) que lleva hasta Colle di Val d´Elsa. Definitivamente me decido por seguir las flechas amarillas y la información de que dispongo (las guías de Terre Dimezzo) por varios motivos: aunque la señalización oficial evita en gran medida el asfalto, las pistas y senderos que recorren ofrecen, a mi entender, muchas dificultades para realizarlas en bicicleta de montaña cargada con alforjas; al seguirlas en algunos casos he acabado en un callejón sin salida (caminos cerrados por la vegetación o cortados por fincas privadas); la mayoría de los peregrinos que me he encontrado utilizan como referencia el recorrido de la Confraternita de San Jacopo (descrito en las guías de Terre Dimezzo); las flechas amarillas ofrecen un compromiso entre asfalto y dificultad; y la información que dispongo durante el viaje, tanto en papel como en el gps, describe este último recorrido.

Dejado atrás Colle di Val d´Elsa comienza uno de los tramos más bonitos del día. Pistas, caminos y senderos entre bosques, olivares y viñedos, con las torres de San Gimignano de telón de fondo. Algún tramo técnico de sendero y alguna pista cubierta de vegetación que hace incómodo el pedaleo, siempre muy pendiente a la señalización (es fácil equivocarse).

Camino de San Gimignano

Saliendo de la población por la SS68 se toma una pequeña carretera que enseguida se convierte en pista, paralela al Rio Vallebona, que lleva a Podere Borboni. Primer punto de difícil orientación, junto a una capilla parte la pista que lleva a Bibbiano. El segundo punto conflictivo es a la salida de Bibbiano, ya que la pista se convierte en un camino agrario, ancho pero cubierto de hierba (algún tramo a pie), entre dos viñedos que se acaba en un bosquecillo. Hay que estar atento ya que hay que tomar un pequeño sendero (bien señalizado, en función de la vegetación puede ser más o menos difícil) que desciende dentro del bosque para salir a la carretera que baja de Bibbiano (la SP36). Nada más salir a la SP1 (Poggibonsi-San Gimignano) se gira a la izquierda para subir hasta Santa Lucía y entrar a San Gimignano por la Via di Castel.

San Gimignano

Entrar en San Gimignano por la Porta San Giovanni sería como viajar en el tiempo a la Edad Media, si no fuera por los grupos de turistas que inundan las calles –de un tiempo a esta parte los turoperadores incluyen su visita en sus recorridos por la Toscana-.

Lo primero, encontrar el alojamiento. Me dirijo al Monasterio de San Girolamo, que tiene hospedería, y que encuentro cerrado. Vuelvo a la Piazza del Duomo para preguntar en la oficina de turismo y hacer tiempo hasta que abran, mientras como una pizza -maravilloso invento el de la pizza-. Ya por la tarde regreso al monasterio para ver si puedo dormir. Sigue cerrado y no contesta nadie al timbre. Después de media hora, ya un poco desesperado, por fin aparece una monja muy amable que me abre.

Torri dei Salvuci. San Gimignano

Duchado, comido y descansado, a pasear. Comprendo por qué San Gimignano se ha convertido en uno de los destinos turísticos de la Toscana. Una ciudad medieval perfectamente conservada, dedicada al turismo, rodeada del paisaje de la Toscana y lo más característico: sus 14 impresionantes torres rasgando el cielo en competencia por cuál es la más alta (en su momento llegaron a ser 72), que dominan del perfil de la ciudad. Además de perderse entre las callejuelas, tres recomendaciones: visitar el Palacio del Popolo y subir a lo más alto de la Torre Grossa (magnífico panorama); dar un corto paseo por las afueras siguiendo la muralla este (desde la Porta S. Giovanni por la Via Bonda, pasando por la Porta alle Fonti, hasta la Porta S. Jacopo; y subir al atardecer al castillo Rocca di Montestaffoli para ver la puesta de sol.

Por cierto, veré el final del primer partido de España en el Mundial de Futbol (España 0-Suiza 1), sentado en el suelo de la Piazza de la Cisterna junto a un nutrido grupo de españoles (me imagino que estudiantes en viaje de fin de curso). Una gran decepción. Quién se iba a imaginar lo que acabaría sucediendo. 

Alojamiento: Monastero S. Girolamo, suore Benedettine, telf. 0577-94.05.73. 25,00 € A.D. El monasterio ofrece hospedería. Algo caro pero moderno y funcional. Trato muy agradable. Recomendable.

Hospitalidad peregrina.

Monteriggioni.
- Casa per Ferie Santa Maria Assunta, Piazza Roma, 23, telf. 0577-30.42.14.
- Casa familia del Podere "Il Santo" (a 600 m. de Monteriggioni). Llamar a Piero Bernardi telf. 0577-30.44.69 o Piero Morini telf. 335-66.77.922.
- San Gimignano: Convento S. Agostino (para peregrinos con intención espiritual no excursionistas), padre Brian. 0577-90.70.12. OP.

Otros alojamientos.

- Monteriggioni: Casanuova.
- Colle di Val d´Elsa: Agriturismo Podere Campinovi (Campinovi Loc. Gracciano).
- San Gimignano: Casa Giovanna, Camping Il Boschetto di Piemma (Loc. Santa Lucia).

Puntos de interés.

- Monteriggioni. El más clásico y mejor conservado ejemplo de ciudad italiana fortificada. Anunciaba a todo el que venía de Florencia que entraba en territorio de Siena, enemigos históricos. Construido por los sieneses  en el siglo XIII para controlar los Valles de Elsa y Staggia. Cuenta con 570 metros de muralla, 14 torres y tres puertas.
- Abbadia a Isola. Burgenove XVI submansio del itinerario de Sigerico. Abadía fundada en el 1001 por monjes cistercienses, situado en un alto rodeado de zonas pantanosas, que los monjes a lo largo del tiempo fueron recuperando. En el 1376 es fortificado por la Republica de Siena para defenderlo de los saqueos de mercenarios. En el siglo XVI cae en declive.
- Colle Val d´Elsa. Ciudad en tres niveles: Borgo Santa Caterina, Castello de Piticciano y Piano. Las dos primeras, las más antiguas con casas medievales y palacios, sobre la cresta que domina el valle donde se sitúa Piano, la más moderna. Feudo en el siglo X de la familia Aldobrandeschi, disputado por Siena y Florencia.
- Bibbiano. Antiguo hospital sobre la Vía Francigena, punto de descanso entre San Gimignano y Colle Val d´Elsa. Cuenta la leyenda que en un cerro cercano, Poggio Santo Chiodo, se encontró un clavo perteneciente a la cruz de Cristo, hoy venerado en Colle Val d´Elsa.
- San Gimignano. Reconocible desde muy lejos por característica silueta repleta de torres. Tuvo su mayor desarrollo en la edad media con el apogeo de la Vía Francigena. Llego a contar con 72 torres de las cuales "sólo" quedan 14.

6. San Gimignano-Lucca (17/06/2010).

Dist. 81,08 Km.; Asc. 882 m.; T. Tot. 9:08; T. Mov. 5:41; IBP. 94BC. 

El tiempo amanece muy bueno, con alguna nube pero buena temperatura, aunque parece que se va a ir estropeando. Me toca la primera gran "mojadura" llegando a San Minitato bajo una fuerte tormenta y gran parte del día con lluvia intermitente, preludio de los siguientes días. Afortunadamente el tiempo mejorará, solo fue una fuerte tormenta, ya que a Lucca llegaré con solecito. Primer momento complicado de orientación cerca de Coiano, donde un camino cortado me obliga a improvisar dando un pequeño rodeo para volver a conectar con el camino. Etapa larga pero no muy exigente con los mayores desniveles al principio pero hacia el final bastante suave.

La salida de San Gimignano se hace por carretera hasta Pancole (primero por la Sp69, en la que puede haber algo de tráfico, y luego por la Sp1), aunque se hace un pequeño rodeo, por pista, para visitar la Iglesia de Santa María en Cellole. El entorno durante estos primeros kilómetros es precioso, moviéndonos entre un "puzle" de bosques de frondosas, cultivos y viñedos, típico de esta zona de la Toscana. Si uno echa la vista atrás puede admirar la silueta de San Gimignano que domina el horizonte.
 
San Gimignano

De Pancole a Gambassi Terme es una sucesión de pistas, con algún tramo de sendero (como todos los que vamos a ir encontrándonos, una pequeña senda entre maleza que casi la tapa) en las cercanías del Torrente  dei Casciani, que pasa por las cercanías de la pequeña Iglesia de San Pietro (privada, no se puede visitar).

En Gambassi Terme, se retorna al asfalto (Sp4 hasta Borgoforte, puede haber algo de tráfico, a la salida de Gambassi se puede hacer una parada para ver la Iglesia de Chianni) durante un par de kilómetros, para volver a abandonarlo hasta Coiano por pistas y senderos.
 
Entre Gambassi y Coiano

En Coiano, primera incidencia del día. La señalización de la Francigena continúa de frente, en dirección a Capriano por la Via della Poggiarella, pero la pista aparece cortada por obras con una señalización que prohibe el paso (tanto a vehículos como a peatones). Pregunto a un vecino que me dice que a pesar de las obras se puede pasar andando, por lo que continuo hasta que unas vallas me cortan el paso. Tras un "diálogo" con unos obreros, no exentas de algo de tensión -las voces del jefe y uno de ellos con mala cara y un martillo en la mano, desisto de pasar y retorno a Coiano.
 
Sendero cerca de Coiano

Me encuentro en un callejón sin salida y se plantea el problema de por donde continuar. Los mapas en papel que llevo no son lo suficientemente amplios. Consultando el gps decido descencer hacia Castelnuovo d´Elsa he intentar conectar por carretera. Tras unos kilometros por el Valle d´Elsa, siguiendo pequeñas carreteras locales -Via Coianese, Via Sanminiatese, Via Meleto-, enlazo con la señalización ascendiendo desde Canneto por la Via Castelfiorentino y llegar a San Miniato. Fin del mal trago.

Con el paso de la mañana las nubes se han ido espesando y llegando a San Miniato el cielo rompe. Llego al pueblo bajo una impresionante cortina de agua, que hace que las calles se asemejen a torrentes. Completamente empapado busco refugio en la plaza, recuperando algo de calor con un café caliente. El turismo queda para otra ocasión.
 
San Miniato

Después de cerca de una hora por fin amaina y reanudo el camino descendiendo a San Miniato Basso en el fondo del Valle del Arno. Se atraviesa la amplia vega, pasando por Fucecchio, hasta Ponte a Cappiano.  Trayecto por carretera -la estatal Ss436- y tramos urbanos, atención al tráfico, sobre todo a la salida de San Miniato.

Justo al cruzar el puente sobre el Canale Usciana (está en obras) en Ponte a Cappiano me cruzo con los primeros y únicos bicigrinos a Roma. Desde aquí queda la última cuesta del día para salir del Valle del Arno  cruzando la boscosa Sierra de la Cerbaie. En Poggio Adorno, terminada la cuesta, se inicia un bonito tramo por pista y trozos de sendero (recuperado y señalizado por el Comitato di Galleno per la Via Francigena) hasta Galleno.

A la salida de la Galleno se pueden contemplar unos metros bien conservados del pavimento medieval correspondiente a la Vía Francigena. Tras este viaje en el tiempo, volvemos a la realidad, saliendo al asfalto de la provincial Sp3 que nos lleva a Altopascio.

Altopascio, con su impresionante Torre-campanario y con la bella  iglesia de San Jacopo,  sería un lugar encantador si no fuera porque la lluvia intermitente que me ha acompañado desde Ponte a Cappiano se ha hecho más fuerte obligándome a parar a tomar un café bajo los soportales de La Loggia.

Los últimos 18 kilómetros, aunque con mucha historia, para mí son de puro trámite, por el cansancio acumulado y con la cabeza más puesta el llegar a Lucca. Se recorre el entorno cada vez más urbanizado (pasamos por Porcari y Capannoti tras un desvío por a Abbadia di Pozzeveri,)  siguiendo carreteras provinciales hasta entrar a Lucca. 
 
Catedral de San Martino

Una vez flanqueada la muralla por la Porta Elisa, la perspectiva de visitar esta maravillosa ciudad y el sol que vuelve a brillar en el cielo, vuelve a animarme. Me encamino al Albergue Juvenil tras un corto rodeo por el Passeggiata delle Mura, desde donde se tiene una buena perspectiva de la ciudad, y de la protocolaria visita a la oficina de turismo. Después de la ducha, las últimas horas serán para visitar Lucca, llena de lugares de interés.
 
Piazza del Anfiteatro

Alojamiento: Ostello S. Frediano (Albergue Juvenil), Via della Cavallerizza 12. 17 € sólo alojamiento. Enorme albergue juvenil, con todos sus servicios, situado en el centro histórico de Lucca, junto a la Basílica de San Frediano y la Piazza del Anfiteatro. Me salió unos euros más baratos ya que no había agua caliente al estar la caldera estropeada. Recomendable. 

Hospitalidad peregrina. 

- Gambassi Terme: Paroquia, Via Volterrana 59, don Evaristo Masini. 0571-63.82.08. OP.
- San miniato Alto: Convento S. Francesco, telf. 0571-43.051 (preaviso telefónico obligatorio). 25 € para peregrinos a pie con saco, incluida cena.
- San Miniato Basso: Misericordia de S. Miniato Basso, telf. 0571-41.94.55. Giugni Mario, telf.  0571-41.91.60. OP.
- Ponte a Cappiano: Ostello comunale, telf.  0571-29.78.31. Cama y cocina, 15 €.
- Altopascio: Magione dei Cavalieri de S. Jacopo detti del Tau, Dott. Licinia Scardigli. Biblioteca Comunale, telf.  0583-21.62.80, oficina de información, telf.  0583-21.65.25.
- Lucca: Ostello San Frediano, via della Cavallerizza, telf.  12. 0583-46.99.57. 16 €. 

Otros alojamientos. 

- Gambassi Terme: Hotel Le Torri.
- Castelfiorentino: Ostello Castelfiorentino.
- Porcari: Corallo, Da Rino.
- Lucca: Casa Dini, Da Elisa alle Sette Arti, Camping Versilia Mare (Loc. Lido di Camaiore). 

Puntos de interés: 

- Cellole. Pieve di Santa María Assunta. Elegante iglesia románica en mármol travertino.
- Chianni. Pieve di Santa Maria Assunta. Sce Maria Glan, XXI submansio del itinerario de Sigerico. Románica con tres naves y fachada con dos filas de galerías sobre triple arcada. En la edad media contó con un hospital de peregrinos anexo.
- Coiano. Pieve dei Santi Pietro e Paolo. Sce Petre Currant, XX submansio. Iglesia románica de planta basilical.
- San Miniato Alto. Recibe el nombre de la iglesia dedicada a San Miniato Martir, construida por los lombardos en el 783. Situada en tres colinas que dominan el bajo valle del Arno. Favorecida durante la edad media por el paso de la Vía Francigena. El castillo de la Rocca fue construido por Federico II en 1236.
- Fucecchio. Importante nudo viario sobre la Via Francigena presente ya en el siglo X.
- Ponte a Cappiano. En 1019 se menciona un puente sobre el Canale Usciana. Destruido en 1325 en la guerra entre Lucca y Florencia, el actual puente fortificado data el siglo XVI por voluntad de Cosimo de Medici.
- Galleno. Lugar integrado en la Via Franciena del que se tienen noticias desde el siglo XI. Se conserva parte del pavimento antiguo que sigue siendo el mismo desde el medievo.
- Badia di Pozzeveri. La abadia aparece ya documentada en el 952, la cierra Gregorio XII en 1408.
- Altopascio. En el siglo XI se crea el hospital de peregrinos de Altopascio en un lugar yamado Teupascio o Teupasso (posiblemente venta de altopasso -passo dificil y peligroso-). Paso obligado de la Francigena entre los lagos de Bientina y Sibolla con los pantanos de Fucecchio, a la entrada de la maquia de Cerbaie (lugar montañoso y muy boscoso, rodeado de pantanos y lleno de bandidos). Dedicado a San Jacopo y atendido por los Caballeros del Tau, se encarga de la acogida y protección de los peregrinos camino de Roma o Santiago. El imponente campanario era visible desde toda la llanura y el toque de su campana, "La Smarrita" orientaba a los peregrinos. De este hospital dependían otros por toda Europa (Paris, Astorga o Pamplona).
- Lucca. Otra de las capitales de la Toscana. De visita imprescindible. Cuenta con un centro urbano medieval rodeado de murallas del siglo XVI. Cuenta con multitud de atractivos turísticos entre los que se puede destacar dos joyas del románico pisano como el Duomo de San Martino (en su pórtico hay grabado laberinto circular) y San Michele in Foro. También es muy curiosa la Piazza del Anfiteatro, que ocupa el espacio donde se encontraba el anfiteatro romano. Ciudad natal de Giacomo Puccini. Se venera el Volto Santo (monumental crucifijo de madera) en la catedral de San Martino. Cuenta la tradición fue tallado por Nicodemo, discípulo de Cristo, traído hasta el puerto de Luni en una barca  impulsada por angeles, y que llego a Lucca en un carro tirado por dos búfalos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada